logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El ayuno intermitente, la dieta de moda para adelgazar: éstas son las claves de su éxito

Noticias relacionadas

Existe una estrategia para ayudar a adelgazar que causa todo menos indiferencia. Lo hace a nivel social, pero también en el plano científico. Cuando se escuchan -o se leen- las palabras "ayuno intermitente", pocas personas, médicos y dietistas-nutricionistas se quedan callados. Sin embargo, las opiniones distan de ser unánimes. Al contrario que otras estrategias, como las dietas milagro, frente a las que hay una crítica clara -aunque todas las primaveras las abracen millones de personas-, al hablar de este tipo de ayuno -practicado y avalado por las distintas religiones durante siglos- muchos tuercen el gesto

El runrún que más se repite por parte de los profesionales es que no existe evidencia científica que lo avale. Incluso un documento de Nutrimedia, un organismo de evaluación científica de mensajes de la Universidad Pompeu Fabra, publicado hace ahora un año concluía que hay escasa evidencia científica para saber si el ayuno intermitente es saludable. Sin embargo, basta con echar un vistazo a la base de datos PubMed para ver que, como mínimo, el asunto se está investigando con centenares de estudios publicados al respecto. El penúltimo trabajo en este sentido se puede leer en el Journal of Clinical Medicine (JCM) y sus conclusiones parecen haber llegado para callar bocas. El ayuno intermitente puede dotar a los que lo practica de beneficios metabólicos significativos al mejorar el control glicémico, la resistencia a la insulina y la concentración de adipocinas, todo ello asociado a una reducción del índice de masa corporal (IMC) de casi un punto de media. En otras palabras, esta intervención dietética sería eficaz, segura y saludable.

Este método que abrazan cada vez más acólitos por motivos no religiosos no es sino otra forma de restricción calórica, el método más eficaz y recomendado hasta la fecha para perder peso. En lugar de reducir las calorías que se ingieren en cada una de las comidas, el ayuno intermitente propone disminuir el número de ingestas. En palabras llanas, se trata de saltarse una de las tres comidas principales del día y pasarse un mínimo de 12 horas sin llevarse nada a la boca.  

El dietista nutricionista Pablo Zumaquero se hizo eco en su cuenta de Twitter del estudio del JCM, resumiendo en una frase sus conclusiones. "El ayuno intermitente sí tiene beneficios respecto a dietas control hipocalóricas de restricción continua", escribía.

Zumaquero señala que el trabajo, que goza del máximo grado de evidencia científica al tratarse de un metaanálisis, no es tan novedoso y coincide con otros similares publicados anteriormente. Eso sí, advierte, en dietoterapia "el grado de evidencia alto es prácticamente imposible". Lo que destaca del nuevo estudio -que es a la vez el resultado de 12 en los que participaron 545 personas- es que se ve una reducción importante "de casi medio punto" del HOMA, un parámetro que se utiliza como medida de resistencia a la insulina. "Puesto que va de 1 a 3, 0,5 es una cifra significativa", comenta. 

Otro dato positivo que extraen los investigadores de las dos universidades coreanas que firman el trabajo -Inha y Yonsei University- es que las personas que practican el ayuno intermitente tienen unos niveles más bajos de glucosa en ayunas, aunque la cifra "tampoco es la panacea", según Zumaquero. 

Más ventajas: con esta intervención dietética se pierde casi un kilo más de grasa de media que con la dieta clásica hipocalórica y, en general, se experimentan mejoras en el metabolismo basal; es decir, en lo que el cuerpo gasta para mantener las funciones vitales. 

Pero para Zumaquero los datos de los estudios clínicos, siendo importantes, no lo son todo. "En medicina basada en la evidencia también hay que tener en cuenta la experiencia clínica y las preferencias del paciente", subraya. Y él, precisamente por estos último, tiene claro que el ayuno intermitente es "una herramienta útil en el día a día, con una adherencia muy sencilla y, al menos, igual resultado que la restricción calórica". 

Themes
ICO