Colombia

Virtualidad y otras pandemias

Como dice el bolero, “te odio y te quiero” virtualidad. Tengo pues sentimientos encontrados con esta nueva modalidad de vida laboral y de interrelacionarme con otras gentes casi que para todo.

La odio porque he perdido el contacto con las personas. La impresencialidad me ha golpeado y mucho y ya no hay espacios para el diálogo intrascendente, ni para el anecdotario. El vamos a lo que vinimos es ahora la consigna y ya no hay ni siquiera el cafecito y el pandebono de medias nueves o de entredía.

La odio porque se perdió el buen vestir en ellas y en ellos. Con el tal trabajo en casa predomina la moda de las chanclas y las pantalonetas, la barba de tres y más días, las caras lavadas y el cero maquillaje. Era muy estético verlas a ellas arregladísimas, oliendo a deliciosas fragancias mientras uno hasta corbata se ponía o al menos un gallineto o un blazer.


Todo eso se acabó como se acabó -insisto- la relación interpersonal.

Ahora más que nunca, nos volvimos esclavos del portátil, la tablet o el celular y nos pasamos horas enteras cumpliendo citas presenciales con personas en las llamadas videoconferencias que resultan algunas veces aburridoras y monótonas. ¿Dónde quedó la efusividad y el gesto?


¿Dónde la lectura de los ojos y la interpretación de las miradas?

¿Y qué tal cuando el interlocutor es una máquina con una voz plana que dice lo que hay que hacer y uno nunca puede hablar con alguien de carne y hueso? Se trata de fantasmas cibernéticos, los mismos que le llaman a las dos de la madrugada a preguntarle que “cómo se encuentra el día de hoy” y le piden sospechosamente actualizar sus datos.

La odio porque se extendió a todas las actividades de la vida diaria. Hasta las compras personales hay que decírselas a una maldita máquina en un total irrespeto por la intimidad, amén de la adquisición de ropa interior y la camisa que uno la quiere ver, tocar y hasta medírsela. ¡Pues no! Marque el código y la referencia y si le gustó bien y sino, ¡jódase!

Pero también la estoy empezando a querer a la virtualidad porque nos hace ahorrar tiempo y economizar en los desplazamientos. Porque se es más concreto y así no nos guste de a muchito se va al grano de inmediato. Porque acabó con las eternas antesalas que había que hacerle a un funcionario de esos que eran felices haciéndolo esperar a uno.

La quiero porque permite ‘laburar’ desde cualquier parte e inclusive nos salva de las reuniones en Bogotá para las cuales había que reservar día y medio para una sola vuelta, cumpliendo con la cuota de centralismo y aguantándose la culera bogotana.

Sí, ya sé que nos virtualizamos por obra y gracia de esta pandemia y que no hay vuelta atrás y ya todo se está virtualizando como el amor: recibí una invitación a una boda en la que el novio está en Vancouver y la novia en Popayán, hagan de cuenta los matrimonios por poder, pero esta vez con la pareja en vivo y en directo. Lo que no sé es qué va a pasar cuando el cura y luego de impartir la bendición de rigor, le diga al desposado, “puede besar a la novia”. ¿A quién diablos le imprimirá el esperado ósculo?

Football news:

Bayern prepared a t-shirt with the name of Medvedev: Bayern Munich congratulated Russian tennis player Daniil Medvedev on winning the final ATP tournament
Andrea Pirlo: I feel the same way about Ronaldo as I Do about Work and Portanova. This is me
We study how the players sit in the locker room. Messi in the center, Lukaku wanted Drogba's place, and Roy Keane yelled at the young Pique
President Vasco da Gama: we need Balotelli in terms of fighting racism, not just as a player
Ronaldo, Messi, Lewandowski and Marquinhos nominated for best player at the Globe Soccer Awards
Frank Lampard: we need to win against Rennes - then we can rest the players
Leganes can rent Braithwaite. Barcelona bought him out for 18 million euros 9 months ago