Colombia

Un nuevo confinamiento

La pandemia de covid-19 ha significado un estremecedor reto para las ciudades del mundo. En especial para aquellas que concentran alta población en condiciones de pobreza y hacinamiento, y que pueden sumar mil millones de seres, distribuidos en 210 países y 1.500 centros urbanos. América Latina forma parte de este mapa de conglomerados con asentamientos que precisan políticas de choque para atender a los infectados y responder de manera oportuna a los nuevos brotes de la pandemia. Y es en este escenario en el que hoy deben moverse también las capitales colombianas y particularmente Bogotá, que ha entrado en un ciclo que requiere extremar sus medidas de bioseguridad.

Si bien la Alcaldía Mayor fue la primera en adoptar la figura de la cuarentena y promovió otra serie de acciones para contener el contagio, la realidad es que hoy acumula el 31,6 % del total de infectados del país (más de 43.000), y las muertes sobrepasaron el millar. Así mismo, sus unidades de cuidados intensivos (UCI) en el sistema hospitalario han alcanzado niveles de ocupación del 85 %, y la apertura de algunos sectores de la economía ha hecho que 7 millones de personas tengan que movilizarse por las calles diariamente. Todo esto ha puesto a Bogotá en extrema vulnerabilidad y la obliga a implementar medidas contundentes, pero sobre todo requiere esfuerzos y sacrificios individuales para superar el pico de la pandemia sin que se lleve por delante el sistema de salud.

De ahí el anuncio hecho el viernes por la alcaldesa Claudia López –avalado por el Gobierno Nacional– de imponer cuarentenas por grupos de localidades que se irán alternando cada catorce días a partir de mañana. Hablamos del encierro obligatorio de no menos de un millón de personas en cada tanda y de la suspensión de actividades de comercio no indispensable, industria y obras de construcción. Esto como último recurso para reducir en al menos 2,5 millones el número de personas que salen de casa con riesgo de contagiarse y contagiar a los demás. Medidas que obligan a pasar de la alerta amarilla a la naranja e irán hasta el 23 de agosto.

Con este panorama, y apelando a que la cuarentena parece ser un instrumento eficaz para aminorar la expansión del virus, es necesario hacer un llamado a la ciudadanía en general para que este no sea un esfuerzo aislado, sino colectivo. A estas alturas, el sacrificio de todos los actores de la sociedad, sin excepción, ha sido enorme y a costos incalculables. Pero son el autocuidado y las acciones responsables de cada quien los que van a permitir que los guarismos empiecen a ser más favorables.

Ahora bien, así como se reconoce el esfuerzo de la Alcaldía Mayor y se asumen con disciplina sus disposiciones, es necesario reflexionar sobre las causas por las que hemos llegado a este momento, al punto de que entre las ciudades de América Latina, Bogotá está en el rango bajo y medio por el manejo dado a la pandemia. Hay factores exógenos ampliamente debatidos, como las aperturas de la economía, pero también los argumentos de quienes cuestionan decisiones del Gobierno Distrital, entre ellas haber iniciado una cuarentena de forma anticipada o invertir millonarios recursos en adaptar Corferias para pacientes no covid o la demora en la toma de muestras.

El sacrificio de todos los actores de la sociedad ha sido enorme y a costos incalculables. Pero son el autocuidado y las acciones responsables las que nos permitirán afrontar los días difíciles

Frente a esto hay que decir con claridad que ante un enemigo inédito, letal y devastador como el coronavirus, resulta difícil especular sobre si lo que se hizo fue lo apropiado o no. Nadie puede tener la respuesta. En el caso de Bogotá, lo evidente es que la cuarentena inicial permitió pasar de una media de tres infectados por cada contagiado a 1,5 o menos, es decir, se disminuyó su velocidad. En cuanto a Corferias, obedeció a la lógica de contar con un recurso adicional de atención primaria para pacientes no covid mientras se fortalecían las UCI en clínicas y hospitales. En lo que quizás sí se habría podido ser más eficiente es en haber agilizado la toma de muestras para facilitar la detección del virus y que otros actores del sistema de salud se hubieran involucrado más a fondo.

Lo que corresponde ahora es asumir el reto que se tiene por delante, que incluye también buscar alternativas diferentes a la cuarentena, opción útil, pero que en el mediano y largo plazo no puede ser la única, pues su eficacia por diferentes razones se aminora. La pandemia no cede ni cederá en el corto plazo, lo cual obliga a que la sociedad tampoco claudique en la parte que le corresponde. Y esto va especialmente para ese 8 por ciento de la población que, según López, sigue sin usar tapabocas, pero también para los escépticos que aún ven el virus como algo pasajero, cuando ni siquiera la misma humanidad sabe dónde está el punto final de semejante tragedia.

EDITORIAL


[email protected]

Football news:

Dybala intends to stay in Juve, despite real's Interest. The player wants 15 million euros a year, Torino offer 10
🌪 In 2008, Leipzig did not exist yet, and now it is in the semi-finals of the Champions League. It took real 54 years to do this
Nagelsmann reached the semi-finals of the Champions League at the age of 33. He will play against Tuchel, who advised him to become a coach
Olmo from Leipzig missed out on Barcelona – because of two Koreans and Bartomeu's politics. Tried to return, but Dani refused for Nagelsmann
Saul: RB Leipzig was better than Atletico the entire match
Julian Of Nagelsmann: We created more than Atletico. PSG is difficult, but we will have a plan
Mood �🔪�. Leipzig posted a video from the dressing room after reaching the semi-final of the Champions League