Colombia

Un asunto de todos

Por: Piero Emmanuel Silva Arce

En la ciudad de Neiva han venido ocurriendo algunos hechos violentos en contra de mujeres trans; la última víctima mortal, Hilary Medina, fue asesinada por dos hombres que se transportaban en motocicleta. En este mismo ataque resultó herida Angie Lorena Álvarez quien afortunadamente se encuentra fuera de peligro. Los constantes ataques a personas trans demuestran que ellas se encuentran en condiciones de vulnerabilidad y marginalidad, sus derechos no son respetados y están a la deriva en una sociedad que sigue discriminando y estigmatizando a ciertos sectores de la comunidad por causa de su orientación sexual e identidad de género.

Las estructuras patriarcales en las que se materializan las relaciones humanas han llevado a que quien se salga del binario hombre-mujer sea visto con odio. La comunidad LGBTIQ sigue siendo marginada y las mentalidades crédulas y de estirpe violenta continúan pensando que las decisiones que cada individuo toma sobre su vida y sobre su cuerpo deben continuar atadas a lo que dicta la cultura machista y retrógrada.

El discurso de la inclusión no puede seguir siendo una moda adoptada por políticos para capturar votos. Las acciones deben estar dirigidas a garantizar los derechos ciudadanos a todas las personas sin que importe su forma de habitar el mundo. Ser ciudadano y ciudadana significa que se otorga la posibilidad de gozar de los derechos en condiciones de igualdad. Los ataques en contra de las mujeres trans y la indiferencia frente a los mismos quiere decir que las mentalidades actuales están más cerca de las tinieblas medievales, con cruzadas a bordo. Cuesta mucho acercarse al otro y escucharlo con atención, los prejuicios priman y alejan a las personas, la comunicación no fluye impidiendo conocer las angustias y los sueños de quienes circundan los espacios cercanos; todo esto impide la comprensión del otro, se resta la capacidad afectiva y se aumenta el efectismo de políticas cada vez menos humanas.

Es importante que como comunidad se exija que no haya ciudadanos de inferior categoría porque eso es discriminatorio y reproduce las lógicas de la violencia sobre las que se edificó el patriarcado. El asesinato de las mujeres trans no es problema de un sector de la sociedad, por el contrario, es un asunto de todos y de todas. Si esos hechos no producen una indignación que lleven a exigencias radicales, quiere decir que es crucial repensar el mundo a nivel individual y social. Recomiendo ver el siguiente video para avanzar hacia una reflexión más profunda sobre la diversidad de género: https://www.youtube.com/watch?v=prrfQhkUeFo

Investigador del grupo Estudios Políticos