logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Tecnología vs. corrupción

El Estado debe dar ejemplo en tecnología, conectividad y buen uso de aplicaciones. Esto tiene que ver con lo que escribí en mi columna pasada, sobre la desconexión que tiene el Estado en sus aplicaciones y bases de datos, asunto que debe corregirse cuanto antes.

La sombra negra que se está comiendo al país se llama corrupción, el robo de la plata de los colombianos que pagamos los impuestos.

La tecnología sería una gran medida contra este mal si se implementaran soluciones digitales frente a todo lo que actualmente sucede y lo que se maneja suciamente para extraerle la plata al Estado. Por ejemplo, los enfermos que no lo son, alimentos escolares que no cumplen los requisitos y se compran a precios por encima de lo real, pensionados que no están vivos, y muchos casos más que son difíciles de detectar cuando los procesos se realizan manualmente.

Ya llegó la hora de montar todo esto en aplicaciones digitales que permitan anticipar, controlar y desmontar las triquiñuelas que usan los corruptos para robarnos la plata. Sin duda, cuando se empiece a hacer el proceso digital van a aparecer personas a ponerle todo tipo de problemas, porque cuando les cierran los cajones que permanecen abiertos, van a reaccionar para impedirlo. En estos casos, lo mejor sería despedirlos y contratar gente nueva, con la cabeza abierta al mundo digital, y que facilite tales procesos.

Para que esto suceda, un requisito indispensable es que las bases de datos de las diferentes entidades del Estado se puedan comunicar sin problema, ya que todas contienen datos a los que hay que acceder para verificar la realidad de situaciones que pueden estar manejándose corruptamente, y así evitarlas. Las inversiones del Estado en obras y proyectos grandes se podrían administrar desde aplicaciones que permitan hacerle seguimiento a cada peso, y ver en qué se está gastando y quién lo está haciendo. Esto ya existe, es cuestión de tomar la decisión de implementarlo. Estamos en mora de aplicar la tecnología para acabar con esta cadena de corruptos y robos al Estado.

* * * *

Es una lástima ver cómo algunas informaciones les están haciendo un gran daño a nuestras Fuerzas Militares, que han puesto el pecho por los colombianos desde hace más de 50 años. En todos lados hay corruptos, pero solo la justicia lo dirá. Mientras tanto, no hay que condenar 'a priori' y, en cambio, defender la institución militar, que, a su vez, nos defiende a todos.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN


[email protected]

Themes
ICO