logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

¿Quién es Kjell Askildsen, considerado el García Márquez de Noruega?

El libro No soy así y otros cuentos, publicado por Nórdica, es todo un acontecimiento literario, pues recopila, por primera vez en nuestra lengua, cuatro de los cinco libros de uno de los genios escandinavos de la narrativa contemporánea, nacido en 1929 en un pueblito perdido de Noruega, en cuya biblioteca pública se prohibió su obra, dizque por inmoral. ¿Qué encontrará el lector en las sorprendentes páginas de este bombazo de libro?

En primer lugar, una laudable habilidad para decir mucho con muy poco, es decir, que los cuentos son minimalistas, al estilo de los de Borges y los de Raymond Carver. En ellos nada sobra ni falta, aunque es mucho lo que se sugiere o se deja apenas insinuado para que el lector ponga de su parte.

En segundo lugar, un universo narrativo sustentado en el absurdo, el humor negro, la constante reflexión (que no excluye el sarcasmo) sobre la muerte y el envejecimiento (que lo ponen del lado de Sándor Márai), todo ello en contraste con paisajes que parecen pinturas.

A lo largo de los libros Un vasto y desierto paisaje (1991), Últimas notas de Thomas F. para la humanidad (1983), Los perros de Tesalónica (1996) y Desde ahora te acompañaré a casa (1953) asistimos a escenas y episodios de un alto tenor dramático y existencialista, consecuencia lógica de la soledad y la permanente sensación de vacío de todos sus personajes. Veamos algunos trazos argumentativos:

Un par de hermanos que viven en el reconcomio de la vejez, renegando de estar vivos, ya no dan ni para jugar una partida de ajedrez; un par de viejos se encuentran y, cuando se despiden, saben que esa fue la última vez; un anciano se encuentra por casualidad con su hija a la que hace años que no veía, y apenas se ponen al día con un par de frases y se despiden como si se vieran todos los días; una vecina le lee la mano a un viejo, y le dice que ya debería estar muerto; un anciano recibe a un chico que le ofrece boletas, y se las compra, a sabiendas de que todo lo que se rifa ya no le serviría para nada; una mujer que siente que se va a morir, se despide de su hijo como si simplemente se fuera de viaje; una pareja de ancianos se separa para no seguir incordiándose, no hablan casi, porque ella se la pasa jugando solitario; un viejo va a la peluquería, sólo por no dejar de hacer nada, porque ni pelo tiene para que le corten.

Algunos relatos impactan más que otros. Como por ejemplo Los perros de Tesalónica sobre las relaciones contrariadas de una pareja de viejos (siempre son viejos, lector, no espere otra cosa). Se necesitan, hasta se miran con un deseo que parece cursi, y… se desean la muerte: “Noté dentro de mí una especie de desgana por volver a casa, y de repente pensé, y fue un pensamiento nítido y claro: Ojalá ella estuviera muerta.”

Desde el amargoso Thomas Bernhard, no teníamos a la mano a un autor que nos hiciera un repasito sobre lo fútiles y precarios que somos.

Toda la narrativa de Askildsen constituye una descripción realista y nada complaciente de la vejez; es una mirada muy contraria a la de que la vejez es la edad dorada y majaderías de ese estilo. A los personajes les da lo mismo vivir solos o acompañados; son recelosos con quienes los visitan; no hablan porque no tienen nada para decirse, de modo que los posibles diálogos son un cruce de monosílabos, pespunteados de quejas y gruñidos:

“No dijimos nada más en un rato. Beate no paraba de volver la cabeza hacia la ventana. Dije: Al final no ha llovido. No, repuso ella, la lluvia se hace de rogar. Dejé los cubiertos en la mesa, me recliné en la silla y dije: ¿Sabes? A veces me irritas. ¿Ah, sí?, contestó ella.”

Desde el amargoso Thomas Bernhard, no teníamos a la mano a un autor que nos hiciera un repasito sobre lo fútiles y precarios que somos; sobre eso que recalcaron tanto los simbolistas, a saber: el acabarse de las cosas, el marchitarse de la vida. Con excepción del libro, Todo como antes, toda la obra del genial noruego está aquí. Es una obra que constituye toda una poética filosófica de la vejez, sintetizada en decenas de magistrales cuentos que provienen del frío.

Un autor para tener en el radar de cara a la próxima Feria Internacional del Libro de Bogotá, que tendrá a los países nórdicos como invitados de honor.

Escritor noruego

El libro es editado por Editorial Nórdica Libros y tiene 320 páginas.

JORGE IVÁN PARRA*
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
*Crítico literario, autor del blog 'De libros y autores' de EL TIEMPO y profesor de las maestrías de Literatura y de filosofía latinoamericana de la U. Santo Tomás.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO