Colombia

Que nos respeten es nuestro derecho y es una obligación de todos

Women in Connection es un grupo de mujeres líderes que trabajan por la equidad de género, el empoderamiento de la mujer y el bienestar económico y social del país.

En febrero del 2017 viajé a Cartagena a conocer al nuevo grupo de madres adolescentes de la Juanfe que acababan de ingresar. Me encanta sentarme con ellas en el piso (quedando todas al mismo nivel) y escucharlas porque su vulnerabilidad nos enseña a ser mejores para transformarlas. Normalmente creamos una conexión muy amorosa y ellas me cuentan sus sueños, como también los horrores que han tenido que atravesar no solo por ser madres tan jóvenes, sino por su condición al estar sumidas en la miseria. Siempre respeto y admiro su fortaleza, y siendo sincera, las amo con todo mi ser.

Ese día lo recuerdo mucho porque particularmente el grupo nuevo de jóvenes tenía una condición que se presentaba en la mayoría: eran víctimas de violencia física y sexual. Muchas contaron abiertamente su dolor delante de otras y entre ellas se creó un lazo solidario donde ya no se sentían solas. Al terminar la sesión me abordó una joven de 16 años a la que llamaré Lucía. Me dijo: “Mamá Cata, no fui capaz de hablar delante de todas, pero si me da cinco minutos, le cuento lo que me pasó”. Bastó con verle su cara y su expresión para que inmediatamente me la llevara con el equipo de terapeutas porque sabía lo que iba a suceder: una crisis.

Lucía, llorando, empezó a contar cómo a sus nueve años un vecino la arrastró antes de llegar a su casa cuando venía del colegio. Contó de la violación y describió la respiración de este infame, su aliento, su sudor, su olor, sus sonidos y cómo agresivamente le pegaba amenazándola de que si hablaba, la iba a matar. No la violó una vez, sino tres veces en un mes. Lucía de repente se tumba al piso y empieza a temblar y a convulsionar, yo me boto con ella y la empiezo a abrazar con amor, pero con fuerza para que se sintiera segura. Estaba en crisis, estaba en pleno síndrome postraumático, ella estaba volviendo al momento de sus violaciones. Le pregunté si le había dicho algo a su mamá y dijo que después de la tercera violación rompió con su silencio y le contó. Su mamá había sospechado porque la notaba diferente, pero le dijo que era mejor que se quedara callada porque eso era una vergüenza para todos. Días después, Lucía se mudó donde una tía.

Como Lucía, miles de niñas y mujeres viven este calvario. Nadie se imagina el dolor y la frustración porque no sienten apoyo por parte de la familia o la sociedad, menos de las autoridades. Encontramos que sus muñecas tenían cicatrices porque se había practicado el cutting y había tenido otro intento de suicidio al ingerir veneno para ratas. Ella repetía: “Me siento sucia, no valgo, no me tienen en cuenta, no sé para qué vine a este mundo”.

Estas víctimas necesitan de una intervención profesional y de urgencia. La Juanfe siempre estuvo presente para ella durante los dos años y logramos recuperar a una niña muy valiosa, hoy una mujer que se sostiene económicamente y vela por su hija de cuatro años. Durante el proceso de empoderamiento en la Juanfe, Lucía decidió denunciar a su agresor y volvió al barrio para cerciorarse de que el hombre todavía estuviera por ahí y dar con su domicilio. Su calvario fue peor, todos los esfuerzos fueron en vano porque el abuso sexual había sido hacía ocho años y para Medicina Legal era imposible probar la violación. En la oficina Caivas de delitos sexuales de Cartagena no le creyeron, en cambio le dijeron: “¿Usted se puso falditas incitadoras para que eso le sucediera?”. ¡Esto es algo de no creer! Su madre no la apoyó tampoco. Lucía abandonó el proceso pues se sentía parte de las estadísticas de impunidad por delitos sexuales en el país. Hoy puede contar el cuento, pero muchas terminan en feminicidio.

En Colombia, según cifras de Medicina Legal, los homicidios de mujeres a septiembre de 2020 fueron de 630 casos. La cifra se elevó en octubre a 709 homicidios de mujeres. En lo que va corrido de este año se han cometido 508 feminicidios, de los que el 40 por ciento es en edades de 15 a 34 años, según el Observatorio de Feminicidios de Colombia.

En cuanto a la violencia sexual contra mujeres, a septiembre de 2020 se reportaron 11.405 casos. De estos casos, el 84 por ciento fue a menores de 18 años. ¡Esto es algo por lo cual debemos sentirnos muy avergonzados! El total de delitos sexuales a septiembre de este año fue de 13.375, de los que el 85 por ciento son cometidos contra las mujeres. El 46 por ciento de estos delitos han sido cometidos por un familiar. Increíble que el entorno supuestamente seguro para las niñas y mujeres debe ser su casa, cuando en realidad se convierte en su infierno.

En cuanto a la tasa de impunidad por delitos sexuales, el año pasado en Colombia se instauraron 33.891 denuncias y la Fiscalía solo ha logrado esclarecer el 11,8 por ciento de ellas; cifras muy tristes y deplorables. La Fiscalía reúne las pruebas, pero en el juicio contra el agresor la ley debe ser más severa y obrar a favor de las víctimas, por su dignidad, por el respeto que merecen, por lo que han tenido que afrontar, porque ya es hora de que un país las respalde.

Esta semana y en celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el mayor deseo de todos no solo es que se visibilice el problema, sino que entendamos que si no se construye una sociedad donde se respete a las mujeres y niñas, jamás tendremos un país viable, sostenible y con justicia para todos.

Jóvenes como Lucía y cientos de miles que están en situación similar podrían caminar libre y espontáneamente por la calle sin el temor y el riesgo de ser un blanco de ataque por parte de un hombre, podrían vestirse como quisieran y no ser juzgadas, podrían ser libres del irrespeto y la humillación a las que han sido sometidas. ¡Queremos un país libre de violencia contra nuestras mujeres y niñas!

Catalina Escobar


Emprendedora social, líder con espíritu y visión social-empresarial, hoy presidenta de la Fundación Juanfe y miembro de la junta directiva de Women in Connection.

Catalina Escobar

Football news:

Flick's future in Bayern is in doubt. He has a difficult relationship with Salihamidzic
Mikhailovich's autobiography - 🔥 Was friends with a criminal boss, rushed to the Inter locker room to deal with Ibra, defeated leukemia
Chelsea's chances of signing Alaba have increased since Tuchel's arrival. Real Madrid is also Interested in the player
Solskjaer about Greenwood: We're talking about the syndrome of the second season. I have always believed that 99% of the effort is 100% of the failure
Oscar: Salah at Chelsea was unstoppable in training, but on the pitch he was timid. Not enough confidence
Koeman on Barca's debts: We helped the club by lowering salaries. This situation is not only here - everyone is suffering because of the coronavirus
Real Madrid's contract negotiations with Ramos and Vazquez have been suspended. The club can not improve conditions due to the crisis