Colombia

‘Productividad en Colombia ha sido bastante mediocre’

El desempeño de Colombia en los últimos años ha sido bastante mediocre en productividad. Muchas de sus empresas desperdician su capital humano y su capital de inversión, en tanto cientos de pequeñas y medianas empresas, son muy improductivas, un problema difícil de corregir hasta tanto no se tenga una idea global de hacia dónde se quiere encaminar el país.

Esta es la visión que tiene el economista Santiago Levy, investigador del Instituto Brookings, con sede en Washington, y director de La Misión de Empleo de Colombia, quien intervino ayer en la presentación del 'Informe Nacionalde Competitividad 2020-2021', en un evento organizado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC),  que contó con la participación del presidente Iván Duque, Rosario Córdoba, directota del CPC, y Roberto Pombo, director de EL TIEMPO, quien moderó el conversatorio sobre ‘Acciones para repontenciar a Colombia’, entre otros participantes.

Levy, cuya charla se basó en la ‘Productividad y la protección social en Colombia’, dijo que la problemática en materia de productividad no es exclusiva de Colombia sino que es algo que comparte con otros países de la región, donde los niveles están muy lejos de lo deseado.

"Colombia es un país improductivo porque desperdicia una gran parte de su capital humano y del capital de inversión", sentenció el experto durante su intervención.


Dijo, además, que la informalidad y la productividad son enemigos, y lo que ha detectado es que en el país hay muchas personas que participan como empresarios, a los que, muchas veces, les llamamos ‘emprendedores’, pero que sería mucho mejor, desde el punto de vista de la productividad, si todas trabajaran en empresas formales más grandes.

(Lea también: Tras pandemia, el turismo se reactiva en Sabana Centro)

Es decir, si en vez de haber más de 6 millones de microempresas con uno, dos o tres empleados hubiese medio millón de empresas formales, esto permitiría explotar mejor las economías de escala y de alcance, ya que las empresas más grandes y formales tienen más fácil acceso al crédito y esas empresas tendrían mayor facilidad para llevar a cabo la adopción de procesos y nuevas tecnologías.

“La informalidad es enemiga de la productividad porque para adquirir habilidades se requiere empresas grandes que crean en sus trabajadores, y esto no está ocurriendo en Colombia”, subrayó Levy, quien al término de su intervención concedió una entrevista a EL TIEMPO para hablar sobre esta problemática

¿Por qué Colombia se raja en materia de productividad?

Colombia no es muy diferente al resto de países latinoamericanos. La problemática de que la productividad ha estado estancada durante las últimas dos décadas no es exclusiva del país. Si se miran datos de Perú, México, Ecuador y otros países de la región la situación no es muy diferente. Por supuesto, cada país tiene sus peculiaridades. Hay dos temas que se discuten por separado: el de la competitividad y la productividad en Colombia, por un lado, con un conjunto de políticas alrededor de la innovación tecnológica, del comercio internacional, los TLC.

Luego hay otro tema, el de la protección social y allí hay una serie de discusiones sobre las pensiones, el salario mínimo, los parafiscales, la salud, entre otros.

Pero mi propósito es señalar que este primer problema de productividad no se resolverá bien si primero no se atiende el problema de la protección social, y la razón por la que están conectados es porque lo que está jalando el problema de productividad en Colombia hacia abajo es el hecho de que hay un gran número de empresas y de trabajadores en actividades muy improductivas.

Sin duda es muy alta la informalidad en el país...

Usamos la palabra informalidad, pero quiero destacar que el talento de esas personas, su trabajo y el capital invertido en esas empresas se está desperdiciando. Si pregunto, ¿qué opina de un país donde el 60 por ciento de los trabajadores no utiliza sus habilidades plenamente, qué tan productivo será?, y si digo que cerca del 25 por ciento de las inversiones de ese país se destina a empresas improductivas...

No quiero usar la palabra informalidad, sobre lo que quiero llamar la atención es que en Colombia hay un uso muy ineficiente de los recursos productivos: 60 por ciento de su fuerza de trabajo se está inutilizando y el 25 por ciento de sus inversiones también.


El problema de productividad en Colombia es muy difícil de resolver. El adjetivo que le ponemos a eso es la informalidad y está bien, pero quiero llamar la atención al fenómeno sustantivo que estoy describiendo y es que cerca del 60 por ciento de la fuerza de trabajo del país trabaja por sí sola o en empresas de dos o tres trabajadores, ese es un problema grave de la productividad en Colombia.

¿Cómo superar ese obstáculo y lograr que las empresas puedan aprovechar su capital humano como debe ser?

Antes de buscar la solución hay que entender un poco mejor el problema y a veces nos preguntamos qué se puede hacer para que estas empresas chiquitas puedan ser más productivas.

Esas empresas son tan improductivas que aún si duplicasen su productividad, igual seguirán siendo muy improductivas porque la distancia en improductividad es muy grande… Pienso que la cuestión es ¿por qué existen esas empresas? o ¿por qué las personas que trabajan en esas empresas no trabajan en compañías más productivas? Es otra forma de ver el problema.

Es ahí donde empezamos a entender que existen muchos obstáculos para que las empresas productivas se expandan y hay muchas razones para que compañías improductivas sobrevivan.

Ahí viene, en parte, el vínculo con el tema de protección social, no ciento por ciento, porque hay otros temas y factores.

(Le recomendamos: La precaria situación laboral de las migrantes venezolanas en el país)

¿Por qué el tema de la protección social es tan importante?

La protección es muy importante porque ahí decimos, en el fondo, que la contratación formal se grava, hay un impuesto muy fuerte por contratar a los trabajadores formales y el empleo informal se subsidia. Entonces, si subsidiamos el empleo informal hay muchos trabajadores informales y si gravamos el empleo formal hay pocos trabajadores formales.

Lo que yo digo, desde el punto de vista de productividad, es exactamente lo opuesto de lo que quisieran hacer. Quiero llamar la atención a que se está haciendo lo opuesto de lo que uno quisiera que se haga y eso tiene que ver con un complejo entramado de factores en Colombia que tienen que ver con el régimen de pensiones, de salud, los parafiscales, el salario mínimo, las cesantías, su régimen laboral, que no están funcionando bien, y que está haciendo que el 60 por ciento de los trabajadores estén en empresas improductivas, y los que más pierden son los trabajadores, porque están en empresas donde no los van a capacitar, firmas que a los dos o tres años desaparecerá y las personas van a tener que buscar otro trabajo, en empresas que no les darán las protecciones de ley, están en unos muy malos trabajos.

Colombia tiene pendiente una serie de reformas: laboral, pensional y la tributaria, ¿cree usted que el país debe aprovechar el momento para corregir problemas que tiene y en esos frentes para poder avanzar en productividad?

La historia de América Latina, no solo la de Colombia, está llena de muchas reformas que se fueron haciendo sobre la marcha, pero que en conjunto no eran muy consistentes las unas con las otras.

Es como un reloj: para que este dé bien la hora, todas sus piezas deben funcionar entre sí. Entonces, no se trata de hacer reformas en matera pensional, fiscal o laboral y salud, sino que hay que pensar en conjunto, en cómo esas piezas del reloj, encajan y funcional bien, y después, hay que empezar a reemplazar unas piezas por otras.

Lo que sí es muy importante es que se comience un diálogo para esbozar y diseñar la imagen objetivo de un mejor sistema de protección social que al mismo tiempo sea mucho más amigable para la productividad y, después de que haya un acuerdo sobre eso, definir qué hacer en materia de salud, de pensiones… pero primero hay que entender bien a dónde se quiere llegar.

Antes de buscar la solución hay que entender un poco mejor el problema y a veces nos preguntamos qué se puede hacer para que estas empresas chiquitas puedan ser más productivas

Entonces, ¿esas reformas no son tan convenientes bajo las actuales circunstancias?

Yo no estoy muy seguro que lanzarse rápidamente, por motivos de covid-19 o por las razones que sean, a hacer una reforma ahorita y aprovechar el momento para hacer ajustes sin tener la visión de a dónde se quiere llegar, sea la mejor ruta, porque mirando para atrás hoy estamos donde estamos porque eso fue lo que se hizo en el pasado.

¿Se corre el riesgo de caer en el mismo error?

Sí, en ausencia de una visión integral de a donde se puede llegar. Si hay esa visión integral, armónica, que es un acuerdo social, que funciona desde la dimensión de protección social y la productividad, entonces se pueden empezar a hacer reformas que avancen en esa dirección, pero sin ello, es difícil juzgar si esas reformas van para allá o no.

Es cierto que no hay fórmulas mágicas y que cada país tiene su propia realidad, pero esa protección social de la que usted habla debe partir de unas bases generales, o cómo puede llegar a estructurarse…

Hay principios generales que se aplican de forma diferente dependiendo del contexto de cada país. Pero el principio general es que quisiéramos que todos los trabajadores que están expuestos contra el riesgo de salud estuviesen protegidos por el mismo programa con la misma fuente de financiamiento, este es un principio importante. Los trabajadores a veces cambian de trabajo y estos siempre se pueden enfermar, pero a veces les hacemos pagar por su salud a través de las contribuciones a la nómina y a veces le subsidiamos su salud a través del régimen subsidiado, dependiendo de dónde esté trabajando y este no es un buen régimen porque se requiere de uno que proteja al trabajador siempre.

Entonces, la universalidad en la protección de la salud, entendida como que el trabajador siempre esté protegido dónde esté trabajando y entendida también desde el punto de vista de que siempre sea financiada desde la misma fuente es un principio importante y ese no empata con lo que ocurre ahora en Colombia. Hay un espacio para mejorar y hay que pensar bien cómo se aplica ese principio en Colombia.

Lo mismo podemos llevar esto a las pensiones, a los riesgo de trabajo, la invalidez y a diferentes dimensiones y con base en eso, entonces, tratar de ver qué es lo mejor que se puede hacer.

(Le puede interesar: Estas son las vacantes temporales que dispone la Alcaldía de Bogotá)

En general estos países, no solo Colombia, tratamos de hacer mucha protección social a través del mercado laboral y eso no ha funcionado, dejamos por fuera a más de la mitad de la población, entonces, un principio aquí es, tratemos de, en la medida de lo posible, desvincular aspectos importantes de la protección social del estatus laboral de las personas, ese es otro principio y sobre eso se pude ir pensando y construyendo.

La gente no piensa en esto y en productividad de forma simultánea, eso nos ha llevado a donde estamos ahora. Pero si esto se comienza a pensar de esta forma, empezamos a quitarles trabas a las empresas y trabas a los trabajadores y empezamos a permitir que esos trabajadores que están en una empresa pequeña de uno a tres trabajadores, muy improductiva sí puedan trabajar en una empresa de 60 u 80 trabajadores, probablemente mucho más productiva.

Si un país como Colombia logra poner en marcha estos principios, ¿qué tanto lograría avanzar en esta problemática?

Difícil saberlo porque hay muchos factores que Colombia no controla, como la covid-19, el precio del petróleo, la recesión de Estados Unidos. Pero hay otros que sí, pero es difícil saber qué tan rápido serán instrumentados muchos de los cambios que se necesitan para que el proceso se detone.

Yo a eso le pondría menos atención que a detonar el proceso, a lo mejor es menos importante qué tan rápido llegamos al final que asegurarnos que estamos en la ruta que nos va a permitir llegar al final de esta problemática.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Football news:

Bruno scored 1 goal from the penalty spot and did not make an assist in 6 matches with the big six teams in the 2020/21 season
Messi can miss from 4 to 12 games due to disqualification, if his kick in the match with Athletic is recognized as aggression
Clattenburg on the referee of the Liverpool - Manchester United match: He should have waited in the Manet episode, but I wouldn't criticize him
I put Messi on the body and he got angry and slapped me in the face. Obvious aggression. Athletic forward about red Leo
Messi can be disqualified for 2 games. The referee did not indicate that the Barca forward showed aggression by hitting the opponent on the head
Pirlo about 0:2 from Inter: The coach should be the first to take the blame. We were too predictable
Solskjaer about 0:0 with Liverpool: We didn't deserve to win. We wanted to come and make a result, given their injuries