logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

¿Por qué se enredó la cadena perpetua para violadores de niños?

La cadena perpetua para violadores y asesinos de niños en Colombia se empantanó nuevamente en el Congreso.

A pesar de que esta reforma fue radicada hace un mes, con bombos y platillos, por congresistas de distintas fuerzas políticas, el pulso político que se generó alrededor del tema no ha permitido que la iniciativa si quiera pueda ser discutida en primer debate. Y tampoco está agenda para esta semana.

(Le puede interesar: ‘Aquí no hay condiciones para una cadena perpetua’: Navas

)

Por tratarse de una reforma constitucional, para continuar con vida este proyecto debe superar mínimo cuatro debates antes del próximo 16 diciembre – cuando finalizan las sesiones ordinarias del Congreso. Es decir, ya está en una carrera contra el tiempo.

Según Medicina Legal, en lo que va de 2019 se han presentado 10.934 casos de violencia sexual contra menores de edad. En el 2018, la cifra llegó a 22.794 niños víctimas de abuso, es decir, 64 cada día.

El pasado martes la Comisión Primera de la Cámara estaba citada para empezar a discutir el proyecto, pero el debate se enredó en medio de un duro pulso entre los congresistas.

La polémica surgió luego de que la representante Margarita Restrepo, del Centro Democrático, propuso aplazar la discusión para después de las elecciones de octubre, para evitar que se haga "populismo electoral" con el proyecto.


En teoría, este aplazamiento implicaría enterrar el proyecto, pues este debe superar al menos cuatro debates antes del 16 de diciembre para continuar con vida, lo que por tiempos sería prácticamente imposible si comienza a discutirse después del 27 de octubre.

La votación de la proposición de aplazamiento dio como resultado en la Comisión Primera un empate a 16 votos. Esto no solo enredó el trámite de la iniciativa sino que mostró que el proyecto genera tensiones incluso entre compañeros de bancada.

“Me excuso con mi compañera de bancada si no tuve la precaución de preguntarles a todos los integrantes del partido, pero creí que había un consenso generalizado, no solo en el Centro Democrático, sino en el Congreso y en el país, de que llegó la hora de la prisión perpetua para abusadores de menores”, expresó públicamente el representante José Jaime Uscátegui en referencia a la propuesta de aplazamiento de su compañera de bancada Margarita Restrepo.

Futuro incierto

Debido a la fuerte discusión que está generando el proyecto, el presidente de la Comisión Primera de la Cámara, Juan Carlos Lozada, reveló que no lo incluirá en la agenda hasta que se reciba un concepto del Consejo de Política Criminal, con el fin de que los congresistas “tengan más herramientas de análisis”.

Esto implica que el primer debate se retrasará aún más, pues este concepto aún no ha llegado al Congreso y por lo menos esta semana no se dará la discusión.

Algunos representante, incluso, han responsabilizado al gobierno por no hacer presencia en los debates sobre el tema.

Ha brillado por su ausencia el acompañamiento tanto de las instituciones superiores como del Gobierno Nacional

“Ha brillado por su ausencia el acompañamiento tanto de las instituciones superiores como del Gobierno Nacional”, aseguró el congresista liberal Julián Peinado, quien agregó que la reforma así como está “no pasa el examen de la Corte Constitucional”.

No se puede pasar por alto que el Consejo de Política Criminal ya se pronunció en mayo pasado sobre esta propuesta.

Los expertos, en el concepto entregado, afirman que la cadena perpetua es “cruel, innecesariamente violenta, inútil y desproporcionada”, además de hacer que el condenado pierda la esperanza de rehabilitación y libertad.

También señala el documento que esa pena da “un mensaje de asocialización, discriminación, marginación y exclusión social” que no conlleva beneficios adicionales para proteger y restaurar los derechos fundamentales de las víctimas.

Al respecto, el representante de Cambio Radical César Lorduy, coautor de este proyecto de cadena perpetua, señaló que “los niños tienen derechos prevalentes y sus derechos son superiores a los de los asesinos y violadores, es hora de que se pare esta masacre por culta de reincidentes y criminales”.

En medio de esta discusión el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) reveló esta semana una cifra que le puso a más de uno los pelos de punta: en los últimos nueve años, 16.350 presos por violencia sexual contra menores de edad han quedado libres “por pena cumplida”. A estos se sumarán 2.875 personas, condenadas por el mismo delito, que en los próximos cinco años podrían recobrar la libertad.

La situación genera más preocupación si se tiene en cuenta que, según el Inpec, actualmente hay 1.380 presos reincidentes por delitos sexuales contra menores.

La propuesta de cadena perpetua para violadores lleva más de 10 años de discusiones en el Congreso sin que hasta el momento logre ver luz verde. Esta vez, nuevamente, el panorama es incierto.

JAVIER FORERO 


Redacción Política

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO