Colombia

“Perdí 31 kilos sin dejar de comer, solamente cambiando mis malos hábitos”

La obesidad suele ser el resultado de ingerir más calorías de las que se queman durante el ejercicio y las actividades diarias normales. En pocas líneas, así se define uno de los mayores problemas para la salud pública mundial.

Según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

Este mes se conmemoró el Día Mundial de la Obesidad. En ese sentido, EL PILÓN dialogó con Jarlinson Quintero, profesional de la salud y quien hace más de 10 años cayó en la obesidad.

Apoyado en sus conocimientos profesionales, hace poco más de un año decidió cambiar sus rutinas diarias para enfrentar una enfermedad que puso en riesgo su vida. Mostrando sus resultados, ahora quiere ser ejemplo.

Durante la cuarentena muchas personas cayeron en el sedentarismo, lo cual todos sabemos trae cosas negativas…

El sedentarismo es la principal causa de la obesidad. Con la cuarentena y encerrados en casa se aumentaron los casos de obesidad. Es que una obesidad puede marcarse en dos meses. ¿Y qué es la obesidad? Es el exceso de grasa acumulada en el cuerpo. Esto nos lleva a enfermedades coronarias, infartos, derrames cerebrales, diabetes, tipos de cáncer, sobre todo el de colón, y un sinnúmero de patologías que se desprenden.

Es que al momento que decides no caminar ni implementar algún deporte en tu vida le abriste la puerta a la obesidad. Ese fue mi caso.

Hablemos de su experiencia…

Hasta la edad de 20 años fui deportista, manejaba un peso normal. Era arquero de la Selección Bolívar. A  los 20 años muere mi padre y yo le abrí el campo a esa enfermedad. Dejé el deporte y me entregué a la comida, el alcohol y a todos los malos hábitos.

Cuando tenía 25 años ya estaba obeso, pesaba 130 kilos cuando mi peso promedio debería ser 75 kilos.

¿Te cambió la vida sufrir de obesidad?

Primero que todo, sicológicamente te afecta aunque se quiera ocultar la realidad. No se le demuestra al mundo la afectación sicológica. Esa es la parte más oscura de la obesidad. Te cambia el carácter, porque, por ejemplo, te miro y veo que te ríes con tu compañero y yo creo que te burlas de mí.

Uno se cohíbe de las salidas sociales, porque además de creer que todos se burlan de ti, si vas a comprar o medirte ropa nada te queda bien. Me volví cliente de Arturo Calle, porque era el único que vendía ropa para las personas con obesidad.

Pero ya has cambiado. Las fotos muestran un cambio drástico… ¿Cómo fue ese proceso?

Yo inicié el año pasado la dieta. Demoré en la obesidad 12 años. Vivo de milagro, me favoreció la juventud. Me llegó un tamizaje de mi ARL en octubre del año pasado, pesaba 126 kilos. Yo venía haciendo dietas intermitentes: dos días sí, un  mes no. Sobrepasé la obesidad mórbida, que es la peor.

Me iban a mandar a operar, pero yo dije que podía solo. A partir del 26 de octubre del 2019 cambié radicalmente mi alimentación, pero yo nunca dejé de comer. Cambié las comidas chatarras por alimentos saludables: si me comía tres porciones de arroz, la reduje a una. Esas dos porciones que quité las complementaba con ensaladas. Yo sentía que estaba lleno.

¿Por qué fracasan las personas en las dietas?

Justo por eso, porque dejan de comer y la ansiedad nos termina consumiendo. Yo nunca dejé de comer.

¿Cuánto lleva en esa dieta? ¿Cuántos kilos ha perdido?

Llevo un año y no he terminado. El objetivo es estar en 85 kilos, en estos momentos estoy en 95.  Partí de 126 kilos, he perdido 31 kilos en un año, sin descompensaciones.

¿Cuál fue su mayor enemigo durante ese año?

La ansiedad, pero la vencí sin dejar de comer. Yo hacía dietas que dejaba de comer y la ansiedad me ganaba. Ese es el mayor gigante, porque estamos ansiosos por factores emocionales o del trabajo.

¿Cómo venció la ansiedad?

Por lo regular, las personas con obesidad son de buen comer. Anteriormente yo almorzaba y tipo 3:30 me caía el hambre. Al frente del trabajo tengo una panadería: me iba y compraba pan y gaseosa. Al momento que decidí cambiar mi hábitos, ya no iba a la panadería, sino a la tienda y me compraba un maní, una manzana, una fruta, algo saludable.

Entonces, yo estaba comiendo pero saludable, y así se pasaba  el hambre y controlaba la ansiedad.

¿Entonces no hay que sentirse mal por sentir hambre más allá de las tres comidas?

Es normal. El problema es lo que consumimos. A las 9:00 de la mañana podemos comernos una manzana y está bien. Igual a las 3:00 de la tarde. El problema es que consumamos un pan o comida chatarra.

Hablemos de los cambios, 31 kilos menos. ¿También hubo un cambio sicológico? 

Claro. Ahora me siento realizado, ni cuando me gradué de la universidad me sentía así, porque la obesidad era una espina en mi talón que no me dejaba sentirme bien. Mejoró integralmente mi vida.  

La mayor excusa de muchas personas para no alimentarse bien y no hacer ejercicio es la falta de tiempo…

Claro, las personas terminan comiendo lo primero que encuentren. En la tienda se tomó una gaseosa, productos que no alimentan. E incluso, la mente no es la misma, deja de ser creativa cuando no nos alimentamos bien.

Hay que sacar excusas para hacer ejercicio, por ejemplo, irse caminando para el trabajo. Hay que sacar excusas para alimentarnos bien.

Pero dejar de comer comidas chatarra es difícil, cuesta bastante…

Se sufre. Te estás desprendiendo de algo que genera placer; estar sentado genera placer. Pero cuando ya vez los primeros resultados eso anima a continuar. Cuando vi que perdí los primeros 15 kilos eso me animaba a continuar.  Y ahora tengo más ganas aún, porque ya es visible para las personas.

Una última recomendación…

No nos hagamos objetivos cortos porque fracasamos. El objetivo debe ser general. El cambio requiere tiempo. Esto no es de un mes, de dos meses. Si quieres un cambio rápido entonces tiene que ir a un quirófano. Pero lo mejor es ir paso a paso.

Segundo, mentalizarse que debemos perder peso por salud, más que por belleza física. Y por supuesto, cuando se logre ese objetivo, prolongaremos nuestra vida.

Por Redacción/EL PILÓN.

Football news:

Aston Villa bought Sanson from Marseille. It was reported that the midfielder will pay 14-15. 5 million pounds
Solskjaer on Lampard's dismissal: I'm a little surprised. Not so long ago, Chelsea were in first place
Luka Jovic: It's easier to communicate with Hutter than with Zidane. Spanish was not given to me, here I speak English
PAOK loans Baba from Chelsea
The Premier League is trying to ban hugs on the field. In vain - they increase team cohesion at the biological level, help to read the fear of the enemy
Koeman on Puyol: Such players will always be missed. He was charismatic and responsible
Aubameyang will miss the match with Southampton due to family reasons