logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Peñalosa izquierdista ineficiente

Después de 44 meses y con ocasión de las próximas elecciones, los bogotanos descubrieron que el alcalde Peñalosa es un rabioso izquierdista agazapado y gracias a su impopularidad e ineficiencia, hasta sus partidarios y beneficiarios lo descubrieron.

Este hombre cuya ambición no tiene límites, se ha arrimado a todos los partidos políticos, a cuanto movimiento cree que pueda utilizar para lanzar a los cuatro vientos su gran preparación y destreza para formar ciudades, erudición que no tiene respaldo de las universidades, institutos y politécnicos por los que, según él, ha pasado.

Muchos de sus seguidores creyeron, que era un hombre eficiente, popular, servidor y aportante a una ciudadanía que necesitaba y pedía a gritos un líder que la llevara a la modernidad, al crecimiento, la prosperidad, la equidad, la seguridad y a todas las promesas que como candidato ofreció.

Se ignoraba que tenía vínculos estrechos e irrompibles con cierta fábrica europea productora de autobuses, que hoy deambulan esparciendo humo y contaminando esta sufrida capital.

Se esperaba que Peñalosa llegara con todo ímpetu a recuperar la ciudad, que a decir del uribismo estaba al borde del desastre, tras el paso de la izquierda con Moreno y tres personajes más por el palacio Liévano.

De un tiempo para acá, movimientos y partidos políticos inundan las redes, con mensajes que descalifican, a Lucho, Samuel y Petro. Hace carrera aquello de que la izquierda ha sido desastrosa para la capital y que se requiere llevar a alguien de extrema  derecha para que nuestra ciudad se recupere.

Pero esas pretensiones nos llevan a reflexionar para saber si el problema son las ideas políticas de los gobernantes, o la ineficiencia de quienes alcanzan el segundo cargo más importante de Colombia. Si el desastre en que se encuentra Bogotá se debe a los izquierdistas, Peñalosa sería izquierdista, fatal y aciago. Con él alcanzaríamos ¨5 períodos funestos: dos suyos, uno de Lucho, otro de Samuel y el de Petro¨, dice el uribismo.

Peñalosa, ha desechado dos veces el metro. En su primera alcaldía dilapidó una suma importante que se fue en burocracia e incipientes estudios, y la segunda, cuando en el gobierno de Samper logró el 70% de la financiación. Ese dinero lo destinó al Transmilenio, y fue cuando adquirió los articulados Volvo.

Realmente al ¨izquierdista¨, impopular e ineficiente, poco o nada le importa esta capital, que le ha dado la oportunidad de lucirse como administrador y líder de una ciudadanía que quiere salir de las angustias en que vive y que espera disfrutar de un metro eficiente, una seguridad, un progreso y no una séptima que sería la repetición de la Caracas.

Los electores deben pensar mucho su voto. Evitar que les ¨claven¨ otra valorización, sin ton ni son y que los asusten y ¨enverraquen¨ para llevarlos a votar. No más Peñalosas para gobernar a Bogotá.

BLANCO: El 8 de octubre se aplicará la justicia.

NEGRO: El dólar descontrolado, porque poco tenemos para exportar y el uribismo desacreditó la paz que nos estaba inundando de turistas.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO