Colombia

Mundo de pobres

Una de las consecuencias de la pandemia que padecemos será el aumento de la pobreza y el hambre en el mundo. Antes del coronavirus, según las Naciones Unidas, 1.400 millones de habitantes del planeta vivían en la pobreza y 820 millones sufrían desnutrición crónica. Es temprano para saber cuánto han aumentado estas cifras, pero es obvio que la pandemia convirtió en un sueño la meta, fijada por la organización mundial, de erradicar el hambre en 2030.

De acuerdo con los organismos internacionales que monitorean continuamente esta situación, como el Grupo del Banco Mundial, más de la mitad de la población que vive bajo la línea de pobreza se encuentra en el África, pero ni siquiera los países más ricos están exentos de este lastre. En el primero de ellos, Estados Unidos, hay 38 millones de pobres, de los cuales 18 millones sufren de pobreza extrema, con el agravante de que la brecha entre ellos y los ricos está creciendo en vez de disminuir. En total, representan el 11,5 por ciento de sus 327 millones de habitantes.

Según el último censo, realizado en 2018, la desigualdad de ingresos entre los estadounidenses llegó en ese ejercicio a su nivel más alto en los últimos 50 años. A esto contribuyó la administración de Donald Trump al conseguir hace dos años la aprobación de una reforma fiscal que redujo los impuestos a las empresas y los contribuyentes más adinerados.

En China, la segunda potencia mundial, hay 20 millones de pobres que representan el 1,4 por ciento de sus 1.380 millones de habitantes, un porcentaje mucho menor que el de Estados Unidos. Este es un reflejo de la impresionante transformación china durante las últimas dos décadas, en las cuales pasó de ser el país de mayor pobreza a uno de los que más ha avanzado en la reducción del fenómeno.

Japón y Alemania, que ocupan el tercero y cuarto puestos entre las potencias, están en niveles superiores al de Estados Unidos. En el primero hay 19 millones de pobres, que representan el 15 por ciento de sus 126 millones de habitantes; y en el segundo, 16 millones, o sea casi el 20 por ciento de sus 83 millones de habitantes. En el Reino Unido, quinto país entre los ricos, pasa algo parecido. Catorce de sus 66 millones de habitantes, o sea más del 20 por ciento, viven bajo la línea de pobreza.

La situación es más dramática en países como el nuestro, que todavía soportan las calamidades del subdesarrollo. Según las cifras más recientes del Dane, 13 millones de colombianos sufren la “pobreza monetaria”, es decir, que no disponen de un ingreso suficiente para atender sus necesidades básicas. Esto equivale al 27 por ciento de la población. En la pobreza extrema, o sea en el estado en que no pueden satisfacer necesidades básicas vitales como alimento, agua potable, techo y sanidad, están otros 3,5 millones de personas que representan el 7,2 por ciento del total. Para ellos es una utopía lavarse las manos varias veces al día, la medida más elemental para evitar el contagio del coronavirus.

Las cifras pueden decir mucho, pero no lo dicen todo. Entre los pobres hay desempleados, habitantes de la calle y, por supuesto, niños; millones de ellos. Es gente que puede pasar días sin comer, lo que la hace más débil y susceptible de enfermar y morir. Por eso, en esa población es más alta la mortalidad, tanto de niños como de adultos mayores. Viven a merced de los gobiernos o las entidades caritativas que les proporcionan alimentación y refugio.

Aun antes de aparecer el coronavirus, la erradicación de la pobreza y el hambre fue declarada como el primero de los objetivos de desarrollo del milenio establecidos por las Naciones Unidas. En Colombia fue anunciada como tarea prioritaria por varios gobiernos, pero el avance ha sido muy irregular. Después de algún progreso se produjo un estancamiento. En esta deplorable situación nos encontró la tormenta del coronavirus, que obliga a convertir aquel objetivo en un propósito nacional.

LEOPOLDO VILLAR BORDA

Football news:

Juventus are Interested in Pedro. The Spaniard's contract with Chelsea will end at the end of the season
Costacurta on Messi: When he was 16 years old, I took him for a child, but after 15 minutes asked for a replacement
Rashford on the death of George Floyd: black Lives matter. We are important
Messi will not leave Barcelona for free in the summer. This clause in the contract is no longer valid
Manchester United have extended ighalo's loan until January 31, 2021
PSG can buy Milinkovic-Savic and Marusic from Lazio for 80 million euros
Niang is Interesting for Tottenham, but the move to Marseille is more real