logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Modelo educativo virtual forma líderes ambientales

Por medio de un modelo virtual, los estudiantes de secundaria de la Institución Educativa San Rafael, del área rural del municipio de Tuluá (Valle del Cauca), han empezado a desarrollar prácticas de gestión que buscan empoderarlos para ayudar a mitigar el impacto ambiental en su territorio.

A partir de la Política Nacional de Educación Ambiental, mediante la cual se reglamentan los proyectos educativos institucionales y pedagógicos –entre ellos los Proyectos Ambientales Escolares (PRAES)–, María Mónica Holguín, magíster en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, realizó una prueba piloto con varios estudiantes del colegio, distribuidos del grado sexto al once.

El objeto virtual de aprendizaje diseñado por la docente, junto con el profesor Diego Mejía –director de su tesis de maestría–, habla sobre el calentamiento global como eje central para explicar las causas y consecuencias de este fenómeno.

La herramienta tiene varios videos y utiliza distintas estrategias para entender los conceptos y propiciar espacios de debate sobre las actividades comunes en la región y que contribuyen al proceso de calentamiento.

En esta zona la quema de residuos sólidos es crítica, ya que no cuentan con un lugar para depositarlos; además se evidencian problemas de erosión y deforestación.

“Con el modelo, los niños entendían cómo era el proceso y cuáles acciones de su vida cotidiana afectan de una u otra manera el ambiente y contribuyen al proceso de aceleración del cambio climático”, comenta la investigadora.

El modelo formativo se extendió a los docentes, quienes revisaron los asuntos ambientales a tratar para contextualizarlos en sus clases, lo cual permitió que la educación ambiental fuera transversal a todas las áreas de estudio.

“La zona rural de Tuluá es estratégica para hacer programas comunitarios por el nivel socioeconómico y las actividades que se realizan en forma asociativa”, destaca la docente.

Agrega que “esta comunidad ha sido muy afectada por el conflicto armado y muchos de los alumnos de la institución no cuentan con servicios públicos ni otros recursos en sus casas; por ejemplo algunos solo van por el desayuno, otros tienen que caminar cerca de una hora desde las fincas donde viven hasta el paradero y luego continuar el trayecto que toma entre 40 y 45 minutos para llegar al colegio, lo que afecta su calidad de vida”.

Sensibilización y toma de conciencia

Para el proyecto lo primero que se hizo fue seleccionar a los estudiantes según su interés en temas ambientales y su buen rendimiento académico y disciplinario para que la actividad no interfiriera con su desarrollo académico, labor que adelantaron los docentes.

Luego se desarrolló una matriz de priorización de aspectos ambientales: “escogimos las categorías ambientales más importantes y se evaluaron cuáles eran las más influyentes en la zona, como por ejemplo la calidad del agua y del aire, el consumo de agua y energía, y la sensibilización con toma de conciencia.

“Así, se creó la política ambiental institucional, en la cual se plantearon las tareas de los estudiantes, directivos, docentes, padres de familia y administrativos de la institución, para contribuir con el objetivo de mitigar impactos ambientales y de fortalecer un sistema de gestión ambiental”, destacó la docente.

La evaluación final de la matriz de priorización tomó el valor con ponderación más alta. “Los estudiantes determinaron que faltaba tanto sensibilización y toma de conciencia como conocimiento sobre asuntos ambientales, y resaltaron la importancia de enseñar sobre biodiversidad, conservación y relación de la comunidad con especies de fauna y flora”.

Al revisar las actividades que la comunidad realiza con más frecuencia se evaluó, por ejemplo, cómo reaccionan cuando encuentran una especie exótica para determinar cómo es su relación con otras especies y la importancia que les dan a los asuntos ambientales.

Tabularon los resultados, crearon estrategias y empezaron a plantear metas. En ese sentido, por medio de indicadores buscaron determinar la viabilidad que tendría el sistema de gestión ambiental propuesto, con el fin de fortalecer escenarios que permitan visibilizar los resultados y aplicar mejoras del desempeño ambiental en la institución.

Themes
ICO