Colombia

Mensaje de agradecimiento

Los tiempos difíciles como los que corren abren la puerta de las angustias, las ansiedades y, en general, la incertidumbre. Pero al mismo tiempo traen consigo renovados vientos de solidaridad, empatía y gratitud que permiten destellos de sentido y esperanza en medio del desasosiego.

Para que esto sea así, es necesaria una actitud que le ponga los debidos límites a esa angustia que invade y se instala en el ser, a través de una decisión de crecimiento personal. Una actitud que incluye la voluntad por buscar nuevas maneras de interpretar, en lo posible, la realidad. Y en ella es fundamental estimular, repetimos, la gratitud.

Hoy, en esa medida, expresamos e invitamos a expresar un profundo agradecimiento a todos aquellos que desde sus oficios sirven a la sociedad, no obstante el alto riesgo que corren. La lista es enorme: los trabajadores de la salud (desde los más prestigiosos galenos hasta quienes se encargan de la delicadísima labor de la asepsia en las clínicas y hospitales); miembros de la Fuerza Pública, quienes laboran en el sector de alimentos, aquellos que hacen parte de las empresas encargadas del aseo en los centros urbanos, funcionarios y voluntarios que están en la tarea de llevar auxilio material o espiritual a los millones de colombianos y colombianas que hoy pasan dificultades de todo tipo, entre muchos otros héroes anónimos.

Cada quien, según su entorno y situación, sabe a quién corresponde agradecer. En lo que concierne a esta Casa Editorial queremos, de manera sentida y sincera, agradecer la fidelidad de nuestros lectores que nos siguen a través del periódico impreso, los sitios web, los canales de televisión y las redes sociales.

A todos ellos, gracias. Gracias por recibirnos en sus hogares en estas horas decisivas, por confiar en la información que les brindamos, por habernos elegido como referentes. Les agradecemos por compartir entre sus allegados nuestras historias, una vez constatan que están hechas con la rigurosidad que esperan. Es grato para todo el equipo de la Casa Editorial El Tiempo constatar que son tantas las personas que acuden a nuestros diferentes productos y contenidos a la hora de buscar información confiable sobre esta dura crisis y sobre numerosos asuntos que hacen parte de la agenda informativa de un país que, a pesar de la cuarentena, no se detiene. Todo esto a sabiendas de que nadamos en las aguas turbias y tormentosas de las llamadas ‘fake news’ que inescrupulosos ponen a circular en las redes para a cambio hacerse, de una manera tan cuestionable, con unos pesos, con unos datos o simplemente un sitial de muy dudoso cuño.

Pero no solo corresponde hacer un reconocimiento a quienes prefieren nuestra labor. También queremos hacerlo con la totalidad de los colaboradores de esta Casa Editorial, comenzando por todos aquellos que sin descanso hacen a diario un aporte silencioso y vital en un contexto como este, en el que las circunstancias obligan a recordar la dimensión social del oficio periodístico, la misma que anima a no bajar la guardia, a seguir con esta labor que es, ante todo, de servicio, no obstante los riesgos. Gracias a quienes llevaron el ejemplar de hoy hasta la puerta de su hogar, a quienes se encargaron de su producción e impresión y, desde luego, a todo nuestro equipo de reporteros, fotógrafos, diagramadores, infógrafos, camarógrafos, editores que a diario dan lo mejor de su talento, cada uno desde su propia trinchera.

La larga historia ha demostrado que las coyunturas más complejas y dolorosas también han permitido renovar la confianza en todo lo bueno de lo que es capaz nuestra especie

Y es que, a pesar de lo adverso del momento, este equipo no descansa: las 24 horas de cada día saben que su deber es estar al lado de los acontecimientos, de la gente, de sus angustias, y que ellos merecen, reiteramos, una información de calidad, sin sesgos. Esa que sobresale entre las ya mencionadas noticias falsas y el torrente de cadenas de WhatsApp de desconocido origen y perverso propósito. Hoy día, en medio de la tormenta, los medios tradicionales son los principales soportes de un público que reclama claridad, certeza y fidelidad. Ni los periodistas, ni los operarios, ni los distribuidores, ni el equipo administrativo dejarán de cumplir con su labor; de eso pueden estar seguros.

Finalmente, queremos enviar un mensaje de optimismo. La larga historia del país y de la humanidad ha demostrado que las coyunturas más complejas y dolorosas también han permitido renovar la confianza en todo lo bueno de lo que es capaz nuestra especie. Y esta vez no será la excepción. Confiar en nuestras autoridades y en nosotros mismos es la mejor arma para superar la pandemia que nos tiene confinados. EL TIEMPO seguirá adelante, como lo ha hecho en otros tiempos turbulentos. Su vida centenaria es una prueba de resistencia que se soporta en su gente y en sus lectores y nuevas audiencias. Hoy, más que nunca, los hechos vuelven a ser relevantes, la ciencia vuelve a ser relevante, los datos vuelven a ser relevantes. Es en todos ellos donde se soporta la verdad que luego plasmamos en estas páginas.

EDITORIAL


[email protected]

Football news:

There is a real chance that 50-60 clubs will go bankrupt. The owner of Huddersfield about the consequences of the pandemic
Valverde about the game with Manchester City: we Want to play so that we can go further. Real is ready to do anything for this
Great selection from Roma: KAFU opens up in the box and waits for a pass, but instead Totti and Batistuta score masterpieces
Sabitzer has been exposed to coronavirus in April
In the 90s, the Russian club played in the Finnish championship: the players carried cigarettes, the President went on the field. It ended because of the default
Flick about Holand: it is the first season, so it is too early to compare it with Levandovsky
Felix sprained a knee ligament in training. This is his 3rd injury of the season at Atletico