Colombia

Los temas en los que 'se rajó' Medellín en Informe de Calidad de Vida

“No son positivos los resultados, vemos que en ningún caso se cumplirían las metas que se ha trazado la ciudad, como tasa de homicidios y tasa de muertes violentas. La reducción experimentada entre 2014 y 2019 no da para prever que podemos alcanzar las metas”.

Esas fueron las palabras de Piedad Patricia Restrepo al presentar el componente de Seguridad Ciudadana en el Informe de Calidad de Vida de Medellín, 2016-2019, de la organización que ella dirige.

Y es que a la capital paisa, una ciudad con problemas históricos de seguridad y, especialmente, en temas de homicidio, se le suma que en temas como la violencia intrafamiliar, hurto a personas y hurto de carros y motos “vamos en la dirección equivocada”, indicó Restrepo.

En 2014, por ejemplo, se presentaron 660 homicidios, es decir, una tasa de 27,1 por 100.000 habitantes. Fue la más alta en los últimos cinco años, mientras que el año que tuvo la más baja tasa fue el 2015 con 20,4, lo que representa 496 homicidios.

Sin embargo, desde ese momento hubo un ascenso hasta el año pasado, que aunque bajó, sigue siendo alto: 592 homicidios y una tasa de 23,8 por cien mil habitantes, lo que se convierte en un reto, pues para el 2023 la meta es que la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en Medellín sea de 21,1.

Lea también: Informe de homicidio reconocerá identidad de género de personas trans

Frente a este aspecto del análisis, la directora dijo, de manera enfática, que no es suficiente esa reducción.

Redujimos la tasa de homicidios pero no lo suficiente para poder garantizar esa meta de 10,3 homicidios por cada 100.000 habitantes al año 2030

“Redujimos la tasa de homicidios pero no lo suficiente para poder garantizar esa meta de 10,3 homicidios por cada 100.000 habitantes al año 2030”, dijo.

Otro aspecto preocupante es la cantidad de asesinatos a jóvenes. El informe indicó que una de cada dos víctimas de homicidios son personas los 14 y 28 años de edad.


A su vez, la comuna de La Candelaria, en el centro de la ciudad, presentó el mayor número de casos.

Durante el periodo 2016-2019, este sector tuvo una tasa de 101,4 por cien mil habitantes, lo que representa cuatro veces la tasa de la ciudad.

El documento también destacó que hay aspectos positivos para la capital de Antioquia, como el hecho de que entre el 2015 y el 2019 Medellín no entró en el listado de las 50 ciudades más violentas del mundo, lugar que sí ocupó anteriormente. De hecho, en los años 90, durante la guerra de los carteles de la droga contra el Estado, la ciudad llegó a ser considerada la más violenta del mundo.

Otra meta que al parecer no se cumpliría, según este informe, es el que tiene que ver con la violencia intrafamiliar. En dicho periodo de tiempo aumentaron los casos de violencia intrafamiliar, pasando de 5.046 a 5.506, lo que representa 460 casos más.


En el comportamiento de las cifras de estos años, que comprenden el gobierno del exalcalde Federico Gutiérrez Zuluaga, varios aspectos se repiten en este tema, como lo son que la mayor cantidad de afectadas por la violencia al interior de las familias sean mujeres. Sin embargo, como positivo, está el hecho de que hayan disminuido los casos que vulneran menores de edad.Frente a esto, el Plan de Desarrollo Medellín Futuro, del alcalde Daniel Quintero, plantea una meta de reducir más de 500 las denuncias en esta materia.

Los hurtos

“Acá tenemos que tres de los más importantes delitos presentaron aumentos en la denuncia, el de hurto a personas en espacio público es el más significativo, pasamos de 13.336 casos a 26.700 y por ello no alcanzaríamos esa meta que nos habríamos propuesto”, explicó Restrepo.

Estos datos se contrastan con los de la Encuesta de Seguridad y Convivencia de la alcaldía de Medellín, que reveló que mientras en 2014 el nivel de victimización en la capital antioqueña fue del 10,1 por ciento, a 2016 fue de 13,3 por ciento y entre 2017 y 2019 se ubicó entre 15 y 16 por ciento, cerrando el último año en 15 por ciento.

Lo anterior quiere decir que aumentó el autoreporte de la victimización en estos hechos. La meta para este gobierno sería bajar la cifra a 13,5 por ciento, es decir, 1,5 por ciento menos.

Para el 2030, la ciudad espera llegar a registrar 6.740 casos, por lo que el informe consideró que se avanza en la dirección incorrecta.

Para el 2030, la ciudad espera llegar a registrar 6.740 casos, por lo que el informe consideró que se avanza en la dirección incorrecta.

Tres aspectos positivos en la materia destacó este informe. Uno de ellos es que en el periodo se dio una reducción en las lesiones no fatales, pasando de 262 casos por cien mil habitantes a 226,5 casos por cien mil habitantes, explicado principalmente por la reducción de la violencia interpersonal.

A su vez, que Medellín se destaca, entre las más importantes ciudades del país, como la de menor nivel de victimización y la más alta percepción de seguridad en la ciudad.

Inversión en la ciudad

De otro lado, se exalta como un avance que la ciudad aumentó la inversión en seguridad en el periodo 2016-2019, comparándolo con los periodos de 2012-2015 y 2008-2011.

Se dio un aumento de 4,9 por ciento y un promedio anual de 240.341 millones de pesos.

El mayor, ítem de inversión fue para el Plan Integral de Seguridad y Convivencia (PISC), con el 43,5 por ciento de los recursos en promedio. En dicha inversión, cabe mencionar el aumento en recursos para paz y convivencia familiar con 4,5 por ciento, por encima de lo invertido en los dos periodos de gobierno anterior.

En años anteriores el dinero de la ciudad se priorizó en educación (26,2 %), salud (16,5 %), transporte (14,0 %), atención a grupos vulnerables–promoción social (8,0 %), fortalecimiento institucional (5,8 %), mientras que los tres ítems que figuran en el informe con inversiones más pequeñas son: Promoción del desarrollo (3,9 %), agua potable y saneamiento básico (sin incluir proyectos de vis) (3,8 %) y equipamiento (3,2%).

Esto quiere decir que nueve de los 18 ítems de inversión municipal agrupan el 86,3 por ciento del total de la inversión de ese periodo de tiempo. A su vez, que se reduce la participación en equipamiento, deporte y recreación y vivienda, siendo la menor frente a 2012-2015 y 2008-2011.

Medellín perdió el liderazgo
en la inversión pública por habitante. Requerimos mejorar la capacidad de recaudo y no depender tanto de las transferencias de EPM.

“Medellín perdió el liderazgo en la inversión pública por habitante. Requerimos mejorar la capacidad de recaudo y no depender tanto de las transferencias de EPM”, explicó Restrepo.

Pobreza y retos por el covid

El informe de Medellín cómo vamos también plantea unos retos específicos al tema de la pobreza y desigualdad en la ciudad ante el panorama actual, provocado por la pandemia del covid-19 (ver gráfico).

De hecho, hay datos que revelaron la complejidad en temas de vivienda en las personas. Por ejemplo, en 2017, el 61 por ciento de los hogares en déficit cuantitativo tuvieron hacinamiento no mitigable, esto es, cinco o más personas dormían en un cuarto.

A su vez, en el periodo 2016-2019 la inversión pública en vivienda fue en promedio 1,6 por ciento de los recursos anuales, esta proporción es menor a la invertida en los dos periodos de gobierno anteriores.

ero lo problemático de este tema es que, ni en el Plan de Desarrollo actual ni en las metas a 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la ciudad se plantea una meta para reducir la necesidad de una vivienda nueva.

Frente a esto, y con la pandemia que tiene inmersa a Medellín y Colombia en dinámicas de cuarentena desde hace cinco meses, este informe plantea que se deben generar estrategias para mejorar condiciones de habitabilidad –en especial el hacinamiento– en el marco de la pandemia por covid-19 y en los meses posteriores a esta situación.

Y es que, ya yendo al tema de pobreza, las secuelas de crisis provocadas por este virus podrían representar un retroceso de diez años para el país.

A 2018, había 104.492 personas en pobreza extrema en el valle de Aburrá, de ellas 70.387 estaban en Medellín.

Al respecto, la directora de Medellín cómo vamos explicó: “Hay unas condiciones estructurales de desigualdad que se modificaron poco en periodo 2016-2019. Claramente esto es una barrera para que podamos reducir sosteniblemente las condiciones de pobreza y vulnerabilidad y aquí se agrava la situación con los efectos que se prevén con el covid-19”.

Le puede interesar: Histórico: Medellín tuvo el semestre menos violento desde 2003

No obstante, hasta ahora, el informe destacó la reducción de la pobreza y la pobreza extrema que permitirían, con base en lo alcanzado hasta 2018, lograr las metas al año 2030 en ambos indicadores (planteado en 2,12 %).

A 2018, había 104.492 personas en pobreza extrema en el valle de Aburrá, de ellas 70.387 estaban en Medellín.

Ante estos resultados, el próximo 13 de agosto, el alcalde Daniel Quintero dará respuesta en una mesa de trabajo a los temas que más generan retos para su gobierno.

Melissa Álvarez Correa


Redactora El Tiempo y ADN Medellín
En Twitter: @Melissalvarez3 

Football news:

Conte wants to sign Inter Gervinho from Parma
Robertson and Trent contributed 33 goals in the Premier League in 3 years - the best result among defenders
In Genoa, 14 cases of coronavirus after the match with Napoli. Neapolitans play Juve on October 4
In the Premier League had identified 10 new cases of coronavirus. Players and staff isolated
Mane scored for Arsenal. Sadio has 3 goals in 3 Premier League games
Lacazette scored after a mistake by Robertson. The forward has 3 goals in 3 Premier League games
Roy Keane: for Solskjaer, the honeymoon at Manchester United is over, the pressure will grow. Need a trophy