Colombia

Los hospitales primero

A lo largo de los años el país ha ido consolidando el sector de prestadores de servicios de salud más importante de toda la región, con cerca de 1.800 hospitales públicos y privados, que acumulan casi 90.000 camas, de las cuales cerca del 10 por ciento son de cuidados intensivos y un 5 por ciento de cuidados intermedios.

Esta red distribuida por todo el país –que coexiste en relativa armonía– hoy se enfrenta a uno de los retos más grandes de su historia: la pandemia de covid-19. Y aunque la pregunta desde hace varias semanas es si este conjunto de instituciones está preparado para este tsunami, lo cierto es que no existe una respuesta única ni definitiva. Pero sí se puede afirmar que están alertas y han desplegado con juicio planes de emergencia.

Y esto va desde actualizar sus plantas de personal, adecuar dotaciones faltantes, aprovisionarse –hasta donde puede– de elementos de protección y disposición de áreas específicas, para enfrentar el nuevo agresor. En pocas palabras, han pisado el acelerador para no dejarse coger ventaja.

Sin embargo, hay que reflexionar sobre algunos puntos que desde los mismos hospitales se han venido anunciando. Y el primero tiene que ver con el sistema y sus partes, porque no se puede caer en el engaño de pensar que solo estas entidades podrán resolver la gran amenaza que está llegando. Es hora de enfatizar en la necesidad de fortalecer los elementos generales de salud pública, las medidas de higiene, las respuestas de la población y otros elementos para prevenir muchos más casos, antes de que estos tengan que ser hospitalizados.

Un segundo elemento tiene que ver con las demás fuerzas del sistema, como los servicios domiciliarios, ambulatorios y la misma telemedicina, que si bien desde hace tiempo se anuncian, en la práctica no se conoce su verdadera preparación, bajo la premisa de que estas herramientas en manos de los aseguradores deberían conformar un grupo de respuesta principal para estos tiempos.

Y el tercer asunto es el financiero, porque a un sector (el hospitalario) que hoy se convierte en el gran soporte de la atención se le debería conceder toda la liquidez, para que subsista en la crisis y se pueda reponer tan pronto pase.

Es hora de que a las cajas de los hospitales lleguen los anticipos de los llamados techos, el pago de la cartera vencida, el abono inmediato de la cartera corriente y los naturales desembolsos de la cuenta de eventos catastróficos. Esto, en razón a que frente a esta grave exigencia, sin precedentes, las respuestas deben ser audaces y certezas.

El Gobierno, valga decir, ha leído la crisis de manera ordenada y entiende el papel que todos deben desempeñar, pero hay que refrendar esto con acciones concretas de fomento y protección duradera para los hospitales de todo el país.

Aquí solo queda decir que al proteger a este conglomerado directamente se ampara a toda la población, sin dejar de lado que este llamado no es solo para el Gobierno, sino para todos los agentes que se relacionan con sus hospitales.

Con ellos, la buena voluntad en estos tiempos no puede ser optativa, tiene que ser obligatoria.

EDITORIAL

Football news:

Robbie Fowler: Werner is not good enough for Liverpool
🏡Perfect Cavani quarantine: feeds calves and mows grass
Chelsea has a verbal agreement with Werner. The documents are almost ready
Bonucci on the move to Milan: It wasn't useless. I have become a better person
LeBron, Liverpool and Barcelona support the protests in the US. It is (almost) impossible to understand why, but let's try
Handshakes are now banned, but where did they come from and when did they come to football? By the way, they were banned even in the 20s after the Spanish
Agent about the possible departure of Saul from Atletico: He is already at a very big club