Colombia

Lo llamativo de pasarse a Colpensiones

Tras la polémica suscitada por el caso del senador huilense Ernesto Macías, que a través de una acción judicial tramitó su paso de un fondo privado de pensiones al público, les mostramos por qué es tan llamativo para los funcionarios y servidores públicos terminar jubilados con Colpensiones.

La reciente polémica desatada a raíz de la publicación de Noticias Uno, donde se denuncia que al parecer, el senador huilense Ernesto Macías, habría tramitado de manera aparentemente irregular, su paso de un fondo privado a Colpensiones, abrió nuevamente el debate frente a los beneficios que trae cotizar en uno y otro fondo de pensiones.

El caso Macías

Lo que reveló Noticias Uno es que Macías, habiendo cotizado pensión por muchos años en un fondo privado, logró a través de una demanda fallada en primera instancia por el Juzgado Segundo Laboral de Neiva, que su caso se resolviera en tiempo record y su ingreso a Colpensiones se diera en cuatro meses.

La crítica llega, porque muchas personas duran varios años haciendo este trámite, “Qué es lo que se ha venido alegando, que hubo vicio del consentimiento, que no fueron suficientemente informados, un proceso de esta naturaleza puede estar entre los dos o tres años”, dijo a Noticias Uno, un abogado experto en Derecho Laboral.

En la demanda, el congresista huilense pretendía que se le reconociera el régimen de transición de la ley 100, para poder pensionarse con el promedio de último año cotizado, es decir, con el sueldo de Senador, y además, que se le trasladara a Colpensiones con la respectiva retroactividad.

Lo que ha suscitado las críticas, es que ahora el congresista podrá recibir una serie de beneficios, ya que para pensiones altas como la de él, hay una serie de subsidios.

Colpensiones alegó que el senador no tenía los soportes de cotizaciones anteriores y que había incoherencias en los tiempos reportados como funcionario público, además de que ya se habían pasado los años en los que podía pasarse, que son al menos 10, antes de la jubilación.

Finalmente tras la apelación, a Macías, en un fallo de segunda instancia no le reconocieron los 15 años que pretendía recibir bajo el régimen de transición de la Ley 100, pero si ordenaron su regreso al fondo de pensiones público.

¿Fondo privado o público?

El debate que se ha levantado, está relacionado con la conveniencia que tienen algunos colombianos al pensionarse con el fondo oficial que es Colpensiones. Muchas personas cotizan durante años en los fondos privados y cuando ya faltan pocos años para pensionarse se pasan al régimen oficial. ¿Por qué? Hay una serie de beneficios. No obstante, todo depende de la persona y cada caso particular tiene unas ventajas o desventajas.

Una de las primeras ventajas y la más importante, es que cuando una persona se pensiona del fondo oficial, está logrando tasas de reemplazo de cerca del 60% o del 70% de sus ingresos cuando era trabajador, mientras que en el régimen privado, la gente se está jubilando entre un 30% y máximo un 40%. Es decir, va a ganar mucho más si se jubila estando en Colpensiones.

Esta situación ha generado, entre otras cosas un gran déficit a la entidad oficial, pues son muy pocas las cotizaciones que allí se hacen, pero grandes las pensiones y la cantidad de personas jubiladas.

Otro de los beneficios, es que los mayores subsidios terminan siendo para la población de más altos recursos, lo cual no solo es inequitativo, sino que se ha convertido en un problema para las finanzas públicas.

Según cifras del Ministerio de Hacienda, en el régimen público de pensiones una persona que cotice y se pensione sobre 25 salarios mínimos puede recibir un subsidio por parte del Estado de más de 700 millones de pesos, mientras que alguien del mínimo solo recibe alrededor de $100 millones.

Desventajas

No obstante, no para todo el mundo es beneficioso cotizar en Colpensiones, específicamente para los que ganan poco.  Mientras que una persona afiliada al fondo público debe completar 1.300 semanas, equivalentes a trabajar 25 años seguidos, para un afiliado de los fondos privados serán 1.150 semanas o un poco más de 22 años. Esto significa que para una persona que cotiza toda su vida por un salario mínimo le conviene más cotizar en un fondo privado, debido a que lograría acceder a una pensión con 3 años menos de cotización, independiente del capital que tenga acumulado.

En el régimen público, las pensiones se basan en una fórmula que solo considera el salario promedio de los últimos 10 años y las semanas cotizadas. Eso hace al sistema público más susceptible a engaños y a decisiones judiciales adversas, como podría analizarse en este caso.