Colombia

La cuantiosa inversión que llegaría al complicado mercado de energía del Cesar

Desde noviembre de 2016 cuando la Superintendencia de Servicios Públicos intervino a Electricaribe se puso sobre la mesa la tarea de liquidar la empresa o cambiar de operador en la región Caribe.

En febrero de este año parece que empieza la transición hacia un nuevo operador con el desarrollo de la subasta de Electricaribe, aplazada en noviembre del año pasado. El grueso del mercado de la región, con más de 10 millones de habitantes, se dividió en dos grupos: Caribe Mar y Caribe Sol.

El departamento del Cesar quedó en el primer grupo junto a Córdoba, Sucre y Bolívar, sector que según los primeros reportes ha despertado mayor interés que el grupo de Caribe Sol conformado por los departamentos de Atlántico, Magdalena y La Guajira.

Lee también: EPM sería la nueva distribuidora de energía en el Cesar

Así es como ya se conoce que la Empresa Pública de Medellín presentaría una oferta en la subasta para operar en el sector Caribe Mar. El otro aspirante para este sector sería la empresa Celsia.

El cronograma contempla la presentación de sobres de oferta el 20 de febrero de 2020. La subasta por el mercado completo se realizaría el 26 de febrero y por los mercados segmentados, el 28 de febrero.

El servicio de Electricaribe fue calificado como uno de los peores del país. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

ABRIR POSIBILIDADES

Para que las grandes empresas de energía del país participaran en la subasta el Gobierno flexibilizó la participación de los conglomerados en la operación energética del país.

Dentro de lo aprobado por el Congreso de la República, el artículo 316 del Plan Nacional de Desarrollo facilita la integración vertical en el sector energético de la región Caribe permitiendo un aumento del 25 % al 35 % en el límite de participación y comercialización de los distribuidores de energía en el mercado nacional, “facilitando así la presencia de más actores interesados en adquirir alguno de los dos segmentos geográficos en los que se dividió la región Caribe, identificados como Caribe Mar y Caribe Sol”, señalan desde la Superintendencia de Servicios Públicos.

Con los artículos aprobados tenemos la posibilidad de seguir cumpliendo con el cronograma establecido desde noviembre pasado por el presidente de la República, para avanzar hacia una solución definitiva en la prestación del servicio de energía eléctrica en esta región”, señaló la Superintendente Natasha Avendaño García.

Lee también: Segmentación de Electricaribe busca asegurar inversiones

Además, para hacer más atractivo el mercado, el Gobierno Nacional asumió el pasivo pensional y prestacional de Electricaribe para garantizar el pago de esos recursos a los más de 3.000 pensionados que tiene la empresa.

¿QUÉ PASARÁ CON ELECTRICARIBE?

Para el segmento de Caribe Sol aún no hay ofertas claras, por eso, se seguiría prestando el servicio de energía desde el Fondo Empresarial de la Superservicios ya que la empresa está intervenida.

En el caso de Caribe Mar EPM figura como candidato a operar ese mercado, actividad que desarrollaría con el apoyo de sus filiales, Central Hidroeléctrica de Caldas ,Chec, las Centrales Eléctricas del Norte de Santander, Cens, la Empresa de Energía del Quindío, EEQ, y la Electrificadora de Santander, Essa. Por sus cercanías, en el Cesar la distribuiría y manejarían las filiales del Norte de Santander y Santander.

En la página de la Superservicios está radicado un documento en el que EPM presentó una solicitud de preevaluación relacionada con la adquisición de la Electrificadora del Caribe, Electricaribe.

La transacción propuesta en términos generales consistirá en la adquisición por parte de EPM a Electricaribe de la totalidad de las acciones de Caribe Mar una vez la sociedad sea constituida, y de resultar EPM Inversionista Adjudicatario, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento”, dice el documento que data de noviembre de 2019.

Así, EPM o la empresa asignada compraría las acciones que Electricaribe tiene en los departamentos de Córdoba, Sucre, Bolívar y Cesar, que en total encierran casi millón y medio de usuarios.

Compradas esas acciones y entregadas “las llaves operativas al nuevo operador”, se procedería a la liquidación de Electricaribe.

Lo previsto es que el nuevo operador ingrese terminado el primer semestre de este año. “Lo que estamos haciendo con el apoyo del equipo asesor es que todo sea en el menor tiempo posible”, indicó a EL PILÓN la superintendente.

El nuevo operador deberá invertir cerca de 5 billones de pesos en la subregión Caribe Mar. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

DIFÍCIL MERCADO

Electricaribe es el operador encargado en 19 municipios del Cesar, excepto en Río de Oro, Gamarra, Aguachica, San Alberto, San Martín y González. Todos ellos del sur del departamento. En los otros municipios, la empresa de propietarios españoles concentra 230.214 usuarios.

Usuarios que están divididos en residenciales, comerciales, industriales, subnormales, oficiales y no regulados. Entre las irregularidades en el servicio y el no pago, hay un círculo vicioso que impide una inversión significativa en la irregular red del Cesar.

No dejes de leer: Se enciende la energía solar en el Cesar

Electricaribe fue calificada como la empresa que presta el peor servicio de energía del país, según un estudio de la Superintendencia de Servicios Públicos. Las conclusiones fueron preocupantes. Los usuarios de la región Caribe sufren en promedio cuatro días sin luz o 96 horas al año, contrario al promedio nacional que es de 38 horas, menos de dos días.
Pero muchos no pagan por ese servicio.

El promedio de recaudo es del 78 %, una cifra baja en comparación con otras sectoriales que superan el 90 %, sin embargo, el problema crece en municipios donde el recaudo es mucho menor. El caso de Tamalameque donde el promedio de recaudo es del 34 % o en El Paso donde el promedio es del 30 %.

Pero el mal ejemplo de pago empieza desde las entidades oficiales. Por ejemplo, en Tamalameque la Alcaldía municipal y el hospital local le adeudan a la empresa de energía más de $3.500 millones de pesos. Esa deuda está dentro de la reestructuración financiera que inició el municipio.
Si se mira a nivel departamental la deuda es exorbitante, alcanzando los $54.031 millones a corte de noviembre del 2019.

Del total, las entidades municipales como alcaldías, hospitales, instituciones educativas adeudan $49.046 millones. Por eso, se expidió en el PND que “el incumplimiento por parte de cualquier entidad estatal de sus deberes como usuarios de servicios de energía puede ser causal de destitución”.

No dejes de leer: Hospital Rosario Pumarejo adeuda a Electricaribe $2.000 millones

A la falta de pago, se suma la pérdida de energía, entre otras razones por conectividades ilegales, manipulación de los medidores y, por supuesto, daños en las redes deterioradas. Así, la empresa pierde o no factura el 31,8 % de la energía que distribuye. Por medir, en diciembre perdió más de 52 millones de kilovatios, suficiente para atender a Valledupar durante un mes.

OPORTUNIDAD

Con la llegada del nuevo operador, aterrizarían a la subregión y al departamento recursos de inversión en la estructura necesaria para la distribución y comercialización de la energía. Inicialmente se habla de 5 billones de pesos durante la primera década. La ventaja en la puja la lleva EPM que ya tendría los recursos aprobados gracias a unos préstamos gestionados ante entidades internacionales.

Tal inversión tiene como objetivo mejorar la calidad del servicio y poner fin al círculo vicioso de poco recaudo ante el mal servicio, sin embargo, también es una oportunidad para generar empleo en el departamento. Por eso, los expertos recomiendan empezar a preparar el mercado laboral para las mejoras en las redes eléctricas del departamento del Cesar y la subregión.

POR: DEIVIS CARO / EL PILÓN
[email protected]