Colombia

La ardua tarea de vender libros en una ciudad musical

En el local número 16 del Centro Comercial San Jorge, ubicado sobre la carrera octava con calle 17, hace quince años permanece un poco desgastada por el tiempo pero con buena apariencia, con olor a viejo, de tapa dura y con hojas teñidas de color rojo, la primera edición publicada en el año 1993 de la novela escrita por Juan Valera ‘Pepita Jiménez’; una obra clásica que anhela ser vendida por el librero Nelsón Amaya a alguno de los lectores que arriban a este pequeño sector de la ciudad en busca del sexto arte.

Amaya, proviene de Bucaramanga, tiene 49 años de edad y treinta de ellos se los ha dedicado a la comercialización de libros porque le gusta la lectura y asegura que gracias a este hábito su memoria funciona bien al momento de buscar un libro entre los más de cinco mil que tiene su Librería Nissi, en la cual desde el 2001 hasta la actualidad logra vender más de mil libros al año.

El librero afirma que la obra más vendida por él en Valledupar es ‘Cien años de soledad’ del desparecido escritor Gabriel García Márquez y que los más buscados son los textos usados.

Nelsón Amaya, también debe competir con otros comerciantes ubicados en los ocho locales dedicados a la venta de libros que posee este centro comercial que existe hace más de 25 años en la capital mundial del vallenato, una ciudad declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, como Ciudad Creativa de la Música y que alberga a compositores que han hecho de sus canciones poesía; pero también ha visto nacer a escritores como Mary Daza Orozco, Alonso Sánchez Baute y a los poetas José Atuesta Mindiola y Luis Mizar Maestre, entre otros.

El librero afirmó que en la capital cesarense hay buenos escritores y demasiada riqueza literaria digna de ser adquirida por los ciudadanos: “Debería ser una iniciativa porque lo que es la cultura, la música, los personajes que han existido aquí y existen tienen su biografía y han publicado libros. Entonces debería ser una motivación”.

De igual modo señaló que entre los libros más buscados escritos por los vallenatos se destacan: ‘Cultura vallenata: origen, teoría y pruebas’ de Tomás Dario Gutiérrez; ‘El mundo de Calixto’ de William Rosado Rincones; La fiestas y el folclor en Colombia’, Javier Ocampo López; ‘Los muertos no se cuentan así’ de Mary Daza Orozco.

¡Obras literarias, textos escolares, biblias! Es lo que gritan a transeúntes los encargados de llevar clientes a alguna librería del mencionado centro, quienes anhelan ser escuchados por algún lector.

Este es el caso de Yesica del Valle Calzadilla, quien desde hace dos años llega hasta esta zona de la ciudad a las 7:30 de la mañana para iniciar su labor que culmina a las 7: 00 p.m., del Valle Calzadilla cuenta que ama su trabajo porque le gusta el contacto con la gente y además encuentra buenas historias en las novelas de suspenso.

Esta mujer debe durar de pie por cerca de doce horas motivando a los compradores de libros: “Hay otras personas que te responden con educación, otros que te dan mala respuesta, otras dicen, después vengo”, señaló Yesika. Del mismo modo acotó que las ventas bajan porque hay desempleo y por ende, no hay dinero para comprar.

Por otra parte, siente que su trabajo más arduo se da en los meses de marzo, abril, noviembre y diciembre.

El sector de los libros en Valledupar es muy pequeño y la gente no está acostumbrada a leer o no tienen un lugar donde comprarlo, entonces por eso tenemos a estas personas que nos ayudan a traer la gente porque ellos les hablan y las convencen de comprar. Si no lo hacemos así podemos bajar las ventas”, puntualizó Katherine Sarmiento, propietaria de la Librería Manantial, quien junto a su padre ha incursionado en la industria de los libros durante toda su vida.

Sarmiento alterna sus estudios de Comercio Internacional con la promoción de la lectura en Valledupar a través de la Librería Manantial y diferentes actividades literarias, en las cuales consigue vender más de cien libros al mes.

La librera cuenta con emoción y como dato curioso que los jóvenes son los que más leen: “Ahora los jóvenes están leyendo más porque la tecnología también ha aportado con eso. Lo jóvenes están motivándose y adentrándose en este hábito. Me he dado cuenta que los muchachos se llevan novelas literarias, sobre todo las obras de literatura juvenil y clásicas».

Katherine espera con ansías que en el horario comprendido entre 10: 00 a.m., a 12: 00 m., o de 4:00 a 6: 00 p.m., los momentos del día con mayor concurrencia de lectores, llegue alguien por el libro ‘Código castellano’, el más viejo de estar a la espera de un comprador.

De igual forma mantiene la esperanza que los lectores se puedan llevar cualquier obra o los libros que tienen como favoritos: ‘El diario de Ana Frank’, ‘El lobo estepario’ de Hermann Hesse, ‘El psicoanalista’ de John Katzenbach,  ‘Emma’ de Jane Austen, ‘El principito’ de Antoine de Saint-Exupéry y ‘El hombre más rico de Babilonia’ de George S. Clason.

POR: LUZ ANDREA GOMEZ BRITO / EL PILÓN
[email protected]