Colombia

Kobe Bryant era un deportista apasionado por el fútbol

El mundo del deporte sigue anonadado luego de conocerse la partida del legendario jugador de los Ángeles Lakers Kobe Bryant.

Muchos deportistas se han sumado a los mensajes de apoyo a familiares y personas cercanas, pero en su mayoría la gente del fútbol ya que ‘The Kobe’ era un fanático a este deporte.

Lee también: Fallece la estrella de la NBA, Kobe Bryant, en un accidente aéreo

En múltiples entrevistas alrededor del mundo se pudo apreciar al baloncestista con camisetas de diferentes equipos como FC Barcelona, Galatasaray y el AC Milán, club al cual el norteamericano ‘adoraba’.

También en varias oportunidades se pudo ver al deportista visitando los estados del mundo y recibiendo prendas deportivas, como la camiseta del FC Barcelona que le entregó el exdelantero francés Tierry Henrry.

Lee también: Gianna, la hija de Kobe Bryant también falleció en el accidente

Así mismo, Bryant fue consultado muchas veces para hablar sobre la llegada de jugadores a los clubes del mundo, como sucedió el día que Zlatan Ibrahimovic llegó por primera vez al AC Milán.

El Milán es un grande del mundo y por eso creo que debe reforzarse con jugadores de calidad y Zlatan es un no esos jugadores que dejan huella por donde pasan”, declaró en su momento para ESPN, Estados Unidos.

“EL RACISMO NO DEBE ESTÁR EN EL DEPORTE”

No todo fue palabras de elogios para el fútbol. Justamente, días antes de su fallecimiento, Kobe había denunciado lo perjudicial que es el racismo en el deporte.

Te puede interesar: Motocarro cayó a un abismo en La Jagua de Ibirico: un muerto y tres heridos

Es triste ver como aficiones enteras lanzan improperios en contra de un solo o varios jugadores, es algo que no se debe tolerar y se debe excluir ese tipo de manifestaciones que afecta y daña el deporte”, señaló Bryant en una entrevista para CNN.

El ídolo de los Lakers contó al medio de comunicación que cuando creció en Italia era victima de racismo porque no era un deportista reconocido, pero que con el paso de los años los silbidos y cantos racistas se convirtieron en aplausos.