Colombia

¡Importamos hasta el maíz!

Los dos últimos gobiernos sacan pecho porque Colombia ha exportado casi 5000 toneladas de aguacate a Corea del Sur, rosas y claveles a Estados Unidos, el día de San Valentín, y unas cuantas arrobas del cacao, sembrado en Amazonas, para Alemania y Suiza.

***

Desde el gobierno de Gaviria, el campo colombiano entró en barrena con los Tratados de Libre Comercio, que invadieron con productos agrícolas del exterior dejando a campesinos y a sectores privados sin posibilidades de competir. Las tierras fueron muriendo sin que los gobiernos de turno se dieran cuenta de que los cultivos nacionales estaban siendo aniquilados por trust extranjeros que, con grandes subsidios, nos vendían lo que hemos sembrado por generaciones.

***

Hoy estamos importando el contenido de la bandeja paisa, del ajiaco y del sancocho. El 70% del maíz es importado y además es transgénico. Importamos fríjol rojo y negro, lenteja, arveja, trigo, maní, ciruelas, azúcar, cebada, papa, arroz, algodón, naranjas, limones, garbanzos, manzanas, peras, duraznos, uvas, carne de cerdo y carne de pollo, entre otros.

***

Juan José Arango, exrepresentante a la Cámara, agricultor pereirano, dueño de fincas en Barragán y Santa Lucía, escribió hace unos días un excelente artículo que pone el dedo en la llaga sobre el declive de nuestra agricultura. Según Arango, a las dos mil familias de Santander que cultivaban tabaco, los mandamases de la British Tobacco Company y la Phillips Morris Tabacco les dijeron: “Compramos tabaco hasta julio y nos vamos de Colombia”. ¿Cómo ayudaron a los campesinos para cambiar de cultivo? En nada, el gobierno los dejó a la deriva.

***

En Palmira, afirma Arango, la colonia japonesa adquirió más de 100 tractores y sembraban fríjol, algodón, tabaco, maíz, sorgo, soya. Tenían tres cuadras con bodegas para almacenar las cosechas, hoy están convertidas en iglesias de garaje.

***

Hace 10 años, los ingenios azucareros del Valle diseñaron un programa para producir alcohol carburante, compraron seis destilerías por más de US$400 MM, para mezclar 10% con la gasolina de Ecopetrol. Años después las plantas están paradas, perdieron la producción del 40%, pues los ministros de turno permitieron la importación de alcohol carburante a Esso, Mobil, Terpel y Primax.

***

Y seguimos con el azúcar, joya de la corona de la producción agrícola vallecaucana. Según Arango, “Colombia produce 2,2 millones de toneladas de azúcar, 600 mil de las cuales se exportan, pero el gobierno autorizó este año importar 370 mil toneladas de azúcar de Brasil, Ecuador y Bolivia de malísima calidad”. Estamos tan mal que permiten a Coca Cola y Nutressa importar azúcar para gaseosas y alimentos.

***

¿Será que el nuevo ministro de Agricultura, Enrique Zea Navarro, podrá rescatar al campo colombiano de la postración en que se encuentra? Ojalá se ponga las botas de caucho regionales para que entienda lo que sucede en el país campesino, tan lejos de esa Bogotá fría y desdeñosa con la provincia.

***

PD: Nunca creí estar de acuerdo con Uribe, pero confieso que por primera vez le doy la razón. Pide que liberen a Francisco Galán y a Cuellar, que pagaron cárcel más de 20 años, y “porque no hay proceso con el ELN”. Claro que le echa vainas al proceso con las Farc, por aquello de la “legibilidad e impunidad”. Genio y figura.

Considero que los plagiados en el secuestro de La María no van a exorcizar el duelo por el hecho de ver de nuevo en la cárcel a Galán, un hombre viejo y enfermo que ya pagó la deuda con la sociedad. En cambio, el prepotente Mindefensa anuncia con bombos y platillos la captura de Galán, mientras a los elenos no les tocan un pelo mientras continúan con sus actos demenciales como presión para un nuevo diálogo de paz.