Colombia

Golpe a la clase media

22 de enero de 2020

Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Muy pocos días antes de terminarse el año pasado, el presidente Duque logró imponer la reforma tributaria que reemplazará a la ley que se había dictado anteriormente sobre la materia, y que había tumbado la Corte Constitucional por fallas de procedimiento. Por medio de memorables “pupitrazos”, lo salvaron unos partidos de gobierno que no eran mayoría, pero que fueron sorpresivamente apoyados por Cambio Radical, bajo las órdenes de su líder Germán Vargas Lleras, y por el partido de la U, es decir por los santistas. Hasta dos días antes, estos dos partidos “independientes” manifestaban sus dudas sobre la bondad de las medidas propuestas, y parecía que la ley se hundiría. No se sabe qué ocurrió ese fin de semana, pero al lunes siguiente, 22 de diciembre, esas dos organizaciones amanecieron pensando distinto y la ley resultó aprobada con una importante votación a favor. Misterios de esta extraña democracia. Dizque no hubo “mermelada”, aseguran el gobierno y los dirigentes de esos dos partidos, pero es evidente que el cambio no pudo ser espontáneo. Algún método encontró Duque para lograr ese cambio de posición, y habrá que esperar a que empiecen a filtrarse los audios clandestinos que se hayan grabado en las reuniones urgentes que se debieron celebrar ese sábado y ese domingo, para saber cómo se logró el milagro.

Un premeditado maltrato a la sufrida clase media

Crédito: Ministerio de Hacienda

Solo los economistas podrían diagnosticar si las medidas aprobadas en la ley son o no beneficiosas para el país. Aunque tampoco, porque es seguro que en ese gremio habrá opiniones muy diferentes. Pero lo que sí es indiscutible es que hay en esa reforma un premeditado maltrato a la sufrida clase media. Basta analizar una de sus normas, para darse cuenta. Desde el año pasado, el ministro Carrasquilla propuso imponer el IVA del 19% a toda la canasta familiar. El proyecto no pasó, porque los congresistas consideraron que con esa media se golpeaba de manera grave a la clase media y a los ciudadanos más pobres, es decir, a las capas más vulnerables de la población. Ahora, como estrategia para preparar lo que será la imposición del IVA para toda la canasta familiar, que es lo que en verdad se busca, se aprobó el pago de un subsidio a las familias de niveles 1 y 2 del Sisbén, por valor equivalente a lo que se calcule que habrá de ser el IVA que se cobre a esas familias. Y esto es irónico, porque la tal “devolución” va a favorecer precisamente a quienes no pagan IVA, porque no compran en almacenes y supermercados sino en tienditas de barrio, plazas de mercado y ventas callejeras. El gobierno regala esa plata, y la recupera con creces con el IVA que se establezca para toda la canasta familiar. Es decir, sacando del bolsillo de la clase media una importante tajada. Para la clase alta ese impuesto no tendría mayor significado porque, como es obvio, mientras mayores son los ingresos de una familia, la canasta familiar constituye un porcentaje mucho menor de sus gastos, y por lo tanto el valor de ese impuesto es muy bajo y, para los más ricos, prácticamente insignificante. Pero para quienes tengan ingresos de menos de cuatro o cinco salarios mínimos, un impuesto nuevo del 19%, sobre el mercado que deba comprar, puede significar la diferencia entre una economía doméstica más o menos pasable y una situación de verdadera penuria. Es evidente la mala fe de la propuesta de Carrasquilla, lo que no es de extrañar: ya había dado muestras de ese espíritu cuando se inventó el negocio de los bonos de agua, montado en perjuicio de tantos municipios pobres del país. Lo que extraña es que el presidente le haya comprado la idea a Carrasquilla, no se sabe si por ingenuidad o por complicidad. En todo caso, con esa perversa decisión, dejan el argumento listo para tapar la boca a todo el que proteste por el zarpazo que tienen preparado.

La candidatura presidencial de Robledo

Con una buena anticipación, el senador tolimo-caldense Jorge Enrique Robledo anunció su candidatura a la presidencia de la República. Se le anticipó a su futuro contrincante, el exsenador y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien presumiblemente está preparando toda su artillería de cara a la próxima campaña presidencial. Dos aspirantes de izquierda que se enfrentarán al aspirante uribista y a otras opciones, entre ellas posiblemente la de Germán Vargas Lleras, quien se está abriendo paso para ingresar como nuevo socio al gobierno de Duque. Voces autorizadas ya dan como posible un hipotético apoyo de Uribe a Vargas ante el progresivo desgaste que está padeciendo su colectividad en el ejercicio del poder. Esto empieza a ponerse bueno.

Cisma liberal en Manizales

Un llamado al orden en las huestes del partido liberal de Caldas, hizo el senador y jefe de esa colectividad Mario Castaño, en reciente cumbre en el sector de El Cable. Ante algunos inconformes diputados y concejales por falta de directrices frente a las nuevas administraciones departamental y municipal, fijó una postura clara: será partido de oposición, con sujeción a las normas establecidas en la ley de equilibrio de poderes. En el caso del Concejo, prácticamente se desautorizó la decisión del  concejal Hernando Marin, quien prácticamente estaba haciendo parte de la coalición que respalda al alcalde Marin, junto control 10 corporados. Vocero de esa bancada se designó a César Diaz.

La demanda contra la elección de Marín

Tras reanudarse los términos en la rama judicial, luego de las vacaciones de mitad de año, se reinicia el trámite de varias demandas de carácter electoral que cursan en el Tribunal Administrativo de Caldas. Una de ellas es contra la elección del alcalde de Manizales Carlos Mario Marin, por supuesta violación al régimen de inhabilidades. Según la demanda, Marin debió renunciar a su investidura de concejal, por lo menos seis meses antes de las elecciones y solo lo hizo un día después, el 28 de octubre . Hay creciente expectativa en los círculos político administrativos por la decisión que habrá de tomarse en este asunto.