Colombia

En el país de las muertes fáciles

No han sido tiempos fáciles. Y hemos sido capaces de hacerlos aún más difíciles: como si nos gustara, como si a eso tendiéramos, como si fuera nuestra costumbre. No nos basta una tragedia: queremos tragedias más grandes. No nos basta una masacre –siempre dolorosas, siempre perturbadoras, siempre preocupantes–, sino que queremos batir el récord. Queremos superar las cifras escandalosas que, en todo caso, probablemente ostentamos.

Nos hemos ido relacionando con la muerte de una manera tan nociva, tan preocupante, que ya ni siquiera figuran en las primeras planas de los periódicos algunas de las masacres que hace algunos años habrían ocupado las seis columnas de la primera plana. A veces tres, cuatro, cinco o seis muertos apenas constituyen una pequeña nota en el rincón de la portada: al lado de los anuncios de circos ambulantes, de conferencistas desconectados de la realidad, de novedosos servicios que en realidad son los mismos servicios de siempre, disfrazados de oportunidad.

Está bien que nos acostumbremos a la muerte, que la asumamos como parte de la vida, que la vayamos acariciando mientras se acerca, mientras llega, mientras nos cubre... Está bien. Lo que no está bien es que nos relajemos ante las muertes violentas, ante el asesinato –venga de donde venga–, ante la solución de matar al que disiente, al que no está de acuerdo, al que protesta.

La muerte es una cosa seria, aunque en este país no lo parezca. Aunque aquellos que deben proteger las vidas olviden su mandato, lo confundan, lo tergiversen...

¿Qué es la muerte en un país en el que se muere tan fácilmente? ¿Qué es la muerte en un país en el que se mata como si no hubiera otras formas de solucionar los conflictos? ¿Qué es la muerte en un país en el que las balas valen más que las palabras, más que los acuerdos, más que los tratados, más que los compromisos, más que las ilusiones? ¿Qué es la muerte en un país que es incapaz de perdonar? ¿Qué es la muerte en un país en el que las autoridades no han sido capaces de reaccionar ante las masacres que se repiten ni ante el asesinato sistemático de los que sueñan con un país mejor? ¿Qué es la muerte en un país en el que la única tarea de muchos funcionarios parece ser la de lanzar argumentos descabellados para justificar las muertes que no tienen justificación alguna?

Fernando [email protected]

Football news:

The Cagliari goalkeeper was brought to the house of the Russian mafia boss because of the debt of his teammates. Wild prank on Italian TV
Gareth Bale: I want to be loved and appreciated. I will give my all for Tottenham
Eugene Giner: I don't see the point in inviting Messi to the RPL. Let's first make the League at least at the level of Spain
Pique agreed to a 50% pay cut at Barcelona until the end of the season
Ex-Rostov defender Bashtush moved from Lazio to Saudi al-ain
Schwartz about Dynamo: The impression of the training base is excellent
Metz forward Gyan is the best player in Ligue 1 in September. He is the leader of the goalscoring race