Colombia

'El dilema de las redes sociales'

Aunque tendencioso, el documental titulado El dilema de las redes sociales resalta algunos de los problemas más graves de estar activos en Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y compañía.

Muy diciente de este trabajo es que varios directivos y exdirectivos de las gigantes tecnológicas no usen redes sociales y, lo peor, se las prohíban a sus hijos. Es la doble moral que también vimos en el documental Fahrenheit 9/11, en el que Michael Moore entrevistó a varios congresistas estadounidenses que apoyaban la guerra en Irak y ellos, muy tajantes, rechazaban que sus hijos fueran a pelearla.

El nuevo documental sobre las redes sociales, disponible en Netflix, ha generado un eco que exige un trato limpio y ético de las redes sociales hacia sus usuarios.

Si no paga por el producto, usted es el producto. Eso es asqueroso pero cierto. Las redes sociales, denuncia el trabajo dirigido por Jeff Orlowski, tienen como gran problema su modelo de negocio. Las redes pueden unir, claro está, pero no están hechas para servir como una herramienta útil a la sociedad, sino para enriquecer a sus dueños. Cambiar su objetivo principal de ganar dinero es ahora una tarea épica, casi imposible.

Ahora ya estamos metidos en el infierno. Las redes sociales atentan contra la democracia (como si la democracia fuera per se el estado ideal del mundo). Estas plataformas hacen todo lo posible para alterar nuestro comportamiento y volvernos adictos a ellas, al like. Las redes facilitan la propagación de noticias falsas, el aislamiento voluntario de las personas (ya las vemos a toda hora ‘pegadas’ al celular), la polarización, las teorías conspiratorias (¿es el coronavirus una mentira creada por los gobiernos para acabar con nuestra libertad?, por ejemplo), la pérdida de intimidad, el robo de datos personales y la manipulación de nuestras emociones.

La información que priorizan los algoritmos de las redes es capaz de cambiar nuestros estados de ánimo y, lo más grave, afectar nuestras decisiones. Ya pasó en el brexit y en las elecciones que ganó Donald Trump —ojalá las únicas—. Bajo la óptica de este documental, estamos cerca del apocalipsis. Hablamos de soledad, guerra civil, ignorancia, desconfianza, violencia y crisis existencial gracias a las redes sociales.

Pero quizás solo estemos viendo más de lo mismo en otros tiempos. Las mentiras vienen desde antes de Cristo. La violencia, también. Las redes sociales son otro espejo de todo lo malo que podemos llegar a ser. Y eso no debe resignarnos, sino obligarnos a tomar más rápido conciencia de lo que estamos haciendo. Bien usadas, las redes sociales sí son provechosas. No olvidemos entonces que cada acción que realizamos es vigilada y registrada por las gigantes compañías de la tecnología. Google, se denuncia en el documental, varía el resultado al buscar términos como ‘cambio climático’ según la localización, según la conveniencia, mejor dicho. Y la verdad, importa recalcarlo, no puede ser acomodada.

Estas empresas necesitan muchos datos para predecir nuestras acciones y mejorar el engagement en sus plataformas. Se pelean por nuestra atención y por nuestro tiempo. Atacan las vulnerabilidades de nuestra psicología con tal de que volvamos a abrir sus aplicaciones. Las notificaciones constantes que recibimos en el celular o e-mail son apenas una parte de la estrategia. El ‘capitalismo de vigilancia’, como se cita en el documental, está hecho para que los anunciantes tengan el mayor éxito al pautar en estas plataformas.

El dilema de las redes sociales no es otro que el dilema que tenemos todos de cuidar nuestros actos y saber en qué invertimos nuestro tiempo. Resulta apenas curioso, por decir lo mínimo, que este documental sea de Netflix, una plataforma que también está en la lucha por concentrar toda nuestra atención.

P. D. En el documental se dan consejos que merecen ser enunciados: evite ver solo contenidos recomendados, decida y escoja lo que quiera ver; elimine de su celular las aplicaciones que considere inservibles; no comparta todo en redes sociales; siga cuentas o usuarios que no le gusten para que pueda conocer puntos de vista diferentes a los de su propia verdad; quíteles el celular o la tableta a los niños. Y, en síntesis, elimine las cosas estúpidas de su vida, las que le hagan perder el tiempo.

Javier Borda Díaz

Football news:

La Liga President on Messi's departure: It won't be a drama for us. And his reputation will suffer
Ronaldo is a fan of the UFC. Rooting for Khabib, training with Conor, signed up for all the top fighters
Only Milan have not lost points this season in the top 5 of the European leagues. Aston Villa lost 0:3 in the
🎮 We made a game about Khabib - fight for him and try to fill up Geiji
Tebas about klasiko: the Game of the best teams in the world. The most important match of club football
Leeds forward Bamford scored a hat-trick. He has 6 goals in 6 Premier League games
Moyes on the spectators in the stadiums: People watch matches in cinemas, why can't they do it on the street?