logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

'Downton Abbey' es una película de otra época / Columna Crítica Mente

Hace cinco años se terminó de emitir ‘Downton Abbey’, una exitosa serie de televisión que mostraba la vida en una casa de aristócratas ingleses en la primera posguerra.

Para ser justos, esa descripción ignora la mitad de la trama y buena parte de su gracia: mientras en los pisos de arriba la nobleza hacía y deshacía, de la cocina hacia abajo se vivía un mundo paralelo: el de los sirvientes, con sus respectivas dosis de culebrón.

Ahora ese estudio social de época llega a la pantalla grande, con sus personajes y conflictos. El detonante de la narración es la decisión de los reyes de Inglaterra de hospedarse en la Abadía de Downton en un periplo por la región.

Semejante visita revoluciona la vida de los nobles, pero también la de los sirvientes. Entre una cosa y otra hay romances ocultos, herencias codiciadas, sexualidades reveladas, y una vasta serie de etcéteras que recorren los tópicos de la serie.

Lo que no está claro es a quién está dirigida esta versión cinematográfica. Quien no haya visto la serie, se encontrará con una multitud de personajes que aparecen brevemente en la pantalla, sin ningún tipo de antecedentes o desarrollo dramático, como quien se deja ver en una fiesta para que no se diga que no fue. Unos pocos tienen un pequeño conflicto dramático, tan precariamente desarrollado que ni siquiera se puede hablar de subtramas.

Hay romances ocultos, herencias codiciadas, sexualidades reveladas, y una vasta serie de etcéteras que recorren los tópicos de la serie.


Entre tanto, quien haya visto la serie no reparará en nada de esto, porque estará feliz de ver sus personajes y evocar historias que le hicieron pasar un buen rato en la pantalla chica. Pero pagar una boleta sólo para alborotar la nostalgia parece un poco costoso.

MAURICIO REINA


Crítico de cine
@ReinaMauricio

Themes
ICO