Colombia

 Derecho a nacer no garantiza derecho a la vida

Rodolfo Valderrama

Tenemos una Constitución plena de derechos en todo orden, pero se ha reglamentado mediante leyes de inspiración neoliberal, en algunos casos violando derechos fundamentales; la Corte Constitucional ha intervenido para evitar abusos o matizar la rigurosidad de dichas disposiciones; recordemos el cambio de la UPAC a la UVR, controles para que la autoridad no se ensañe con los informales o la defensa del derecho de minorías; en algunos casos ha “invadido” predios del Congreso dada su negligencia para expedir leyes vitales o por eternas demoras para reglamentar aspectos cruciales como la eutanasia y el aborto; y es que el trabajo presencial para el debate y la legislación, que es su razón de ser es mínimo, dado que la mayor parte se dedica a labores extra-legislación como administrar burocracia, intervenir en contratos o viajes y campañas para perpetuarse en el poder.

Recientemente se creó una Comisión, “Pro-vida” conformada por varios congresistas liderados por Esperanza Andrade, que se dedicarán a promover la supervivencia y garantizar el derecho a nacer; por supuesto que es legítima esta actitud de acuerdo a sus convicciones; pero será que cuando se trate de criaturas cuya madre es demasiado pobre esta comisión hará seguimiento y dará su apoyo para que ese ser por el cual lucharon para garantizar ese derecho, tenga vida medianamente digna, aquí es donde está la gran contradicción; incoherencia que es válida para organizaciones conservadoras, en especial las iglesias que con tanto vigor repudian el aborto, pero que cuando se produce el nacimiento se ausentan, como si nada, teniendo mucho poder. La procreación por parte de seres que están en la inopia y no tienen apoyo de ningún estamento también constituye un crimen; qué futuro le espera a inocentes criaturas que permanecen con su madre en un andén implorando la caridad pública?, la tortura de la indigencia y su prematura muerte; probablemente si las condiciones le permitieran actuar con racionalidad expresarían, “Preferido  no haber nacido” .

Ideal que no se presenten abortos o que su porcentaje fuese ínfimo en casos muy específicos, y que este país conservador no colocara trabas como lo hace con el control natal y la eutanasia, de ahí que la Corte ha contemplado la posibilidad de permitir el aborto sin condiciones en los tres primeros meses o garantizar el proceso en los tres casos excepcionales. Otro aspecto sería debatir la posibilidad de restringir la objeción de conciencia pues algunos profesionales que la esgrimen contra abortos dentro del marco legal, aceptan los abortos clandestinos, pese a su escandalosa cifra, demasiada mojigatería  e hipocresía. [email protected]