Colombia

Defendamos el planeta y la supervivencia de la humanidad

POR: Julio Enrique Ortiz Cuenca

Se calienta y arde el planeta, desde el Brasil suramericano hasta Australia oceánica, se extinguen especies de la flora y fauna, y se pone en peligro la supervivencia de la especie humana, ante la mirada complaciente y cómplice de gobernantes y líderes que representan los intereses de poderosos gremios depredadores que todos los días acumulan y ven crecer sus capitales a costa de la destrucción del planeta. Poderosos gobernantes de países industrializados y grandes naciones como Estados Unidos , China , Australia y Brasil entre otros , que adelantan campañas de desinformación con estudios de pseudocientíficos quienes manipulan a la humanidad , cuestionando estudios de respetados científicos que hace décadas vienen dando sus voz de alerta frente a la deforestación incontrolada y la emisiones de dióxido de carbono CO2 , responsables del calentamiento global que en la última década ha registrado las máximas temperaturas que resecan la tierra y avivan los incendios , descongelando los casquetes polares provocando el aumento del nivel de los mares e inundaciones como las recientes de Indonesia. , calentamiento y contaminación atmosférica con la reducción de la capa de ozono, que aumenta el agujero de ozono en la Antártida, mientras se debilita y reduce la capa de ozono en todo el planeta.
En estados unidos desde Bush y actualmente en la era Trump se ha denunciado como las empresas norteamericanas y multinacionales de la industria contaminante , petróleo , gas y la minería , han sido los mayores aportantes económicos en sus campañas electorales para llegar a la presidencia y quienes como sus asesores principales orientan en beneficio propio y en contra de los recursos naturales las políticas públicas que destruyen y amenazan el futuro del planeta y la supervivencia de la especie humana.

Las generaciones presentes tenemos el deber moral y la responsabilidad con las futuras, de parar el calentamiento global, la destrucción de los recursos del medio ambiente y evitar una catástrofe del planeta, que sería el apocalipsis que desde la época bíblica vislumbraron los profetas.
Como lo expresa Al Gore, la defensa del medio ambiente y del planeta “No se trata de una cuestión política, sino moral, que afecta la supervivencia de la humanidad. No es una cuestión de izquierdas y derechas, sino de lo que está bien frente a lo que está mal”.

ADENDA: Desde Neiva se ven las quemas que destruyen y contaminan el medio ambiente, ante la indiferencia de las autoridades.