Colombia

Debate de la intimidad

Un interesante debate comienza a darse en distintos ámbitos en torno al sensible tema de la privacidad de las personas. En tiempos de nuevas tecnologías, redes y dispositivos de seguridad, entre otros elementos, cada vez resulta más urgente y necesario contar con información y reglas claras que permitan tanto a las autoridades como a la ciudadanía saber en qué terreno se mueven y hasta dónde sus decisiones y acciones pueden estar vulnerando derechos o exponiendo la vida de forma riesgosa.

El de la privacidad es un debate de alcance global. En los grandes foros que promueven el desarrollo de sofisticados aparatos para hacerles la vida fácil a las personas, han comenzado a alzarse voces que piden regulaciones más estrictas. Y, aunque la delantera parecieran llevarla los avances tecnológicos, también hay más conciencia sobre la necesidad de tener una vida alejada de cámaras de vigilancia, reconocimientos faciales, escuchas de voz y hasta de nuestros gustos de consumo.

Un porcentaje importante de que esto sea así corresponde a los usuarios, que dejan su rastro en cuanta nueva aplicación aparece. Pero ello no significa que esa información suministrada no deba estar protegida. Es el reclamo que hoy se hace no solo desde la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos, sino de la misma Unión Europea, que ya viene legislando sobre la materia.

Debe quedar claro que no
se puede usar un desarrollo tecnológico sin antes tener un marco normativo que le ponga los debidos límites

Colombia no puede ser ajena a este debate, que se ha intensificado debido al uso de cámaras de reconocimiento facial. Básicamente se trata de un dispositivo con el que cuentan las autoridades para determinar la identidad de una persona y saber si se encuentra en un centro de datos de personas sospechosas de algún delito.

La reciente propuesta de regular las requisas personales porque se trataría de otra violación de la intimidad también tiene que ver con esta discusión. Surge entonces la pregunta de qué debe primar en una sociedad: ¿el derecho a una seguridad integral o el derecho a la vida privada? Ambas son indispensables y están protegidas por la ley. Las requisas policiales son necesarias para la seguridad y convivencia, sin duda, pero estas deben respetar las normas que las reglamentan.

Aquí, de nuevo, la tecnología lleva la discusión al terreno digital: cada vez más, la privacidad de las personas se juega y se define en sus móviles, y el acceso de la Fuerza Pública a ellos ya está reglamentado: si bien sus representantes pueden revisar el número Imei con el fin de indagar si se trata de un aparato robado, para acceder a información diferente se necesita una orden judicial.

Es verdad que la tecnología cada vez aporta nuevas herramientas para la seguridad urbana. La más reciente: la cámara con reconocimiento facial de la que dispone el helicóptero de la Policía Metropolitana, una de muchas. Mientras más avances se registren en este campo, mayor es la responsabilidad de las autoridades en su utilización y más instancias de control tiene que haber para evitar abusos. Lo que debe quedar claro es que no se puede usar un desarrollo tecnológico sin antes tener un marco normativo que le ponga los debidos límites, comenzando por el derecho constitucional a la intimidad personal y familiar y al buen nombre.

[email protected]

Football news:

UEFA President: The memory of the Soviet victory at Euro 1960 will live long
Fabregas on the best coaches in their careers: Guardiola, Mourinho and Wenger. The way Jose played with my mind was unbelievable
Napoli will extend the contract with Gattuso until 2023
Henri knelt for more than 8 minutes in the first match in charge of Montreal, honoring the memory of George Floyd
Kalu moved from Herta to Botafogo
Goalie of the banner of Labor, who was hit by lightning: everything is good at the moment. Back soon
Ole Gunnar Solskjaer: I Think it was a penalty against Aston Villa