Colombia

Coronavirus, la Patria y yo

“Apoya tu fatiga en mi fatiga, que yo mi pena apoyaré en tu pena”: Porfirio Barba Jacob

Escribo estos renglones recordando años de juventud. Hice mi carrera de Economista recién terminadas la feroz guerra civil española, en 1939, y la Segunda Guerra Mundial, en 1945. Eminentes profesores insistieron mucho en diferenciar qué es economía de guerra, cuyo objetivo triunfar, sobrevivir. Años más tarde, fui a Harvard y la empresa privada fue el gran objetivo.  Dos visiones tengo claras, guerra y paz exigen discrepantes actuaciones.  El momento de la civilización actual no tiene antecedentes, vamos a tientas, la economía de guerra, apenas para sobrevivir, está cerca si es que no ha llegado. Recordemos, sin empresas no hay empleo.  Los negocios cerrados, poco venden, y el empleo depende de los empresarios, es verdad irreemplazable. La demanda privada es la primera fuerza impulsora de la economía, sin demanda perece la economía y perecemos todos. En momentos de incertidumbre siempre surgen doctrinas opuestas, Keynes, pleno empleo, mucho gobierno, Hayek que no se meta el gobierno en negocios privados, dos maestros, 2 perspectivas opuestas.

El virus es la bomba atómica moderna, no en Hiroshima ni en Nagasaki, silenciosa, penetrante simultáneamente en todo el planeta y sus alrededores, nos sorprendió sin previo aviso.

Pestes fueron comunes en otras épocas, locales, regionales.    Pestes ha soportado siempre la humanidad, hace 14 mil millones de años que hay hombres sobre la tierra, las epidemias se dieron en zonas determinadas, hoy el escenario es el planeta entero, 195 países, esta arma era completamente desconocida.

“En la de 1587, por fiebre amarilla murió más del 50% de los aborígenes. En la epidemia de fiebre amarilla (originaria de América) de 1651 murieron, entre otros, siete jesuitas y San Pedro Claver contrajo una parálisis que luego lo llevó a la muerte. Una epidemia de tifo se extendió en 1632 a la sabana de Bogotá y mató al 80% de los indios.” Esto es historia patria, el virus es ataque actual.

El hombre, los seres vivos en el 2020, gracias a los avances de las ciencias, llegamos a opulencias que jamás se supuso.  El inmenso poderío de la ciencia hizo que esta época    tuviera características especiales. Fuimos a la luna, los sistemas digitales unieron todos y cada uno de los lugares del planeta, no hay lugares distantes. La comunicación es instantánea, cinco mil millones tienen en su mano celulares, aprendimos a leer y a escribir, nos calzamos, comemos con cubiertos no con la mano, luchamos por la justicia social, tenemos computador, automóvil, viajamos en avión, nos aseguran y protegen las empresas, se creó el salario mínimo, hay seguro social, la sociedad del siglo XX se creyó de superhombres. El supuesto poderío se trocó    en ambición, es decir:” Deseo ardiente de conseguir poder, riqueza, dignidades o fama”. No  advertimos  que estábamos construyendo con espuma. La popular canción española, “Un castillote de arena, yo levanté en la playa, con torre de 7 almenas, alrededor la muralla, como era solo de arena, lo barrió el viento, lo llevó el agua, como era solo de arena lo barrió el viento, lo llevó el agua”.

Construimos un fantástico mundo de espuma, sin consistencia. Hoy ese mundo está amenazado por un virus. ¿Qué nos ocurrió?, no construimos oportunamente bondad, hermandad, solidaridad.  Olvidamos los deberes frente a Dios y a los hombres, los 10 mandamientos pasaron al archivo muerto, la buena vida nos acaparó. Esta civilización abusó, se excedió, atropelló en el mundo entero y en Colombia.

¿Qué hacer ante esta amenaza?  El encierro invita a reflexionar, todos pensamos diferente, gracias a la libertad de opinión, y me atrevo a opinar que se   perdió la fe en Dios, nos enamoramos   del dios dinero. Lo estamos pagando. Por suerte elegimos por mayoría presidente, a Iván Duque Márquez. Él ni nadie pudo intuir esta catástrofe. Injusto, malévolo exigirle que estuviera preparado. Trump, Ji Yimping de China, El Papa, Vladimir Putin, no tuvieron tampoco previsión.

El presidente de Colombia, legalmente escogido, debe contar con el apoyo nacional, es fuerte en cuanto su pueblo esté con él, recordemos, partimos de un país frenético, exaltado, polarizado, sin sentido nacionalista, invadido de cocaína y narcotráfico, “rememorado”, con la mayor deuda externa de la historia, el ELN, fuerza revolucionaria, continúa en plena acción, la “justicia” las Cortes el desastre, crearon su propia situación.

El dilema actual es enorme, “hacemos agua por babor y estribor,” y la tormenta no termina, no es momento de arreglarnos las uñas ni la barba, “primero las mujeres y los niños.”  Ojo, en el mar, gran maestro de vida, (lo viví en mi juventud) en catástrofes, zafarranchos, el Capitán se transforma casi en un dios para salvar la nave a su mando, el capitán es la Constitución Nacional con pantalones bien amarrados, ordena vidas y bienes, es Jefe Supremo. Todos pretendemos abordar el primer bote salva vidas, no todos cabemos, no es culpa del capitán. Si no se cuidan chalecos   y botes, todos al agua a complacer tiburones. Ojo, el virus no distingue entre domingos y lunes, ambos días ataca, no respeta feriados ni distingue horas extras remuneradas o no. Los capitanes de Altura, como Iván Duque Márquez   se crecen en las tormentas.

Así las cosas, encontré muy lógico el objetivo expuesto por el presidente Duque, primero la vida y salud de su pueblo, luego bienes materiales. El gobierno lucha intensamente por acertar. ¿Dónde queda el norte? ¿Cuánto más atacará el virus, con cuánta intensidad?  ¿Planeamos a 15 días, a un mes, a seis a 1 año? ¿A quién consultamos?

Personalmente veo compleja la cuestión, tengo esposa, hijos, nietos. Usted amigo, que tiene ilustración, experiencia, imaginación, ¿qué me recomienda.?

¿Qué es más grave, lo que ya conocemos o lo que nos espera?   ¿Alguien puede intuir si quiera qué y cuándo cambiarán los vientos?  Ángela Merkel expresó con claridad el actual momento, “responsabilidad de todos”.  Sí, a todos nos corresponde colaborar, formemos conciencia colectiva, “el Bien Común” debe prevalecer, criticar no ayuda, colaborar resuelve. Confiar en el Gobierno, “general Rondón, salve usted la Patria” proclamó Bolívar; doctor Iván Duque, es su turno, con la Constitución bien amarrada a los pantalones salve a Colombia, nave especial, capitanes como Rondón y usted escriben la historia de la salvación, Colombia no se acaba con el virus, nadie está exento de cumplir rigurosamente su propio deber. ¡Presidente de Colombia estamos con Usted!

[email protected]

Football news:

Rashford on the death of George Floyd: black Lives matter. We are important
Messi will not leave Barcelona for free in the summer. This clause in the contract is no longer valid
Manchester United have extended ighalo's loan until January 31, 2021
PSG can buy Milinkovic-Savic and Marusic from Lazio for 80 million euros
Niang is Interesting for Tottenham, but the move to Marseille is more real
Coutinho's agent: Philippe has a desire to return to the Premier League, but there have also been conversations with Bayern about next season
Bayern President on Sanaa: he plays in Nike cleats. If he goes to us, he will learn about the advantages of adidas