logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Así se ven hoy las propiedades más simbólicas de la mafia

Héctor Fabio Zamora

El Club San Fernando, propiedad preciada del reconocido narcotraficante Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, fue construida en la década de 1940 y es, ahora, motivo de discordia entre antiguos socios y autoridades en la capital vallecaucana.

Santiago Saldarriaga / CEET

Esta propiedad fue comprada en 2006 por Bernardo Pinzón Rivera, un presunto testaferro de ‘Chupeta’, quien pretendía construir un centro comercial con el mismo nombre del club. Cuando Pinzón fue asesinado por sicarios en 2008, las autoridades colombianas ordenaron hacer extinción de dominio del predio.

Santiago Saldarriaga / CEET

Desde entonces, el predio ha sido rodeado por polémicas, peleas entre antiguos socios y entidades del estado y hasta fue usado como escombrera con la remodelación del Pascual Guerrero. Actualmente, la Alcaldía de Cali dice tener la administración del inmueble y la Sociedad de Activos Especiales (SAE) decidió venderlo a través de una subasta. Sin embargo, esta se encuentra suspendida.

Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío

La Posada Alemana, el legendario hotel del narcotraficante preso en Estados Unidos Carlos Lehder Rivas, está ubicada en el Quindío, cerca de Salento, en la carretera Armenia-Pereira. La construcción de este lugar campestre empezó en 1978 y en 1982 fue inaugurado.

Ricardo Vejarano

Este proyecto estaba conformado por 24 cabañas, un restaurante, un centro de convenciones, una discoteca con mirador, y tenía, además, una enorme jaula con cóndores, otra con una pareja de tigres, una estatua de John Lennon, entre otras excentricidades.

Héctor Fabio Zamora

Actualmente, La Posada Alemana está en ruinas. Con el paso del tiempo, los efectos del clima y el abandono, han hecho que partes de la estructura se hayan colapsado. A esto también se suman algunos saqueos de los que ha sido víctima. Esto es lo que queda del excéntrico hotel del cofundador del cartel de Medellín.

Archivo EL TIEMPO

La Hacienda Napoles, en Puerto Triunfo (Antioquia) es otra de las propiedades más excéntricas de narcotraficantes que se han conocido en la historia colombiana. Perteneció al temido narcotraficante Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín, y en la década de los ochenta y noventa fue conocido como un reino exótico para narcotraficantes. Desde este inmueble se planearon algunos de las atrocidades de este cartel.

Archivo / EL TIEMPO

Esta propiedad contaba, entre otros cosas excéntricas, con una plaza de toros, piscinas, lagos artificiales, una pista de aterrizaje y un zoológico con rinocerontes, hipopótamos, elefantes, camellos, flamencos, entre otras especies exóticas.

Tras la caída del capo, se libró una larga batalla judicial y, finalmente, en 2004, se declaró la extinción de dominio de la propiedad que ya estaba deteriorada por el abandono, el cual era visible en su estructura.

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Ahora, este espacio es conocido como el Parque Temático Hacienda Nápoles, el cual está abierto al público y su principal enfoque está en el cuidado y preservación de la fauna que está bajo amenaza. Cuenta, también, con atracciones de agua y contenidos culturales, entre otros. Es considerado uno de los 10 más curiosos del mundo.

CEET

La mansión del excapo Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, miembro del Cartel de Medellín, está ubicada en el barrio El Chicó, al norte de Bogotá. Esta tiene 5.425 metros cuadrados y, según la Sociedad de Activos Especiales (SAE), está avaluada en más de 48.000 millones de pesos. Esta mansión ha sido saqueada, invadida e incendiada.

Archivo particular

Gacha fue abatido en 1989 en un operativo de Tolú (Sucre), pero solo hasta 1999, y después de una ardua batalla jurídica, se logró declarar la expropiación de la propiedad. En 2017, se conoció que al inmueble lo estaría persiguiendo China para reemplazar las ruinas por una de las embajadas más grandes de ese país en América Latina y sería adquirida por 49.834 millones de pesos.

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

La finca La Manuela también fue otra de las propiedades lujosas del jefe del Cartel de Medellín. Esa la construyó a orillas del embalse del Peñol, en Guatapé (Antioquia), y la bautizó en honor a su hija menor.

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Hasta abril del año pasado, en una parte del inmueble, funcionaba un restaurante que era administrado por William Duque, un exempleado del temido narcotraficante al que la viuda le dijo que se quedara. Sin embargo, en un procedimiento de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), pues el predio le pertenece al Estado desde 2005, cuando se emitió una sentencia de extinción de dominio sobre el mismo.

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

La Manuela ha sido, en los últimos años, un punto de interés para turistas y hoy está bajo la administración de la Alcaldía de El Peñol.

Archivo particular

Edificio Mónaco: fue uno de los fortines más reconocidos y lujosos del Cartel de Medellín, ubicado en el barrio Santa María de los Ángeles (El Poblado). El tiempo hizo mella en su estructura, la cual incluso resistió un atentado con 80 kilos de dinamita. Era, definitivamente, un búnker para Escobar.

Esneyder Gutiérrez / CEET

Durante muchos años, se planeaba acabar con esta construcción por los malos recuerdos que traía al país. Sin embargo, antes de hacerlo, decidieron empapelar todo el edificio con mensajes en español e inglés para homenajear a las víctimas del cartel de Medellín.

Esneyder Gutiérrez

El pasado 22 de febrero, finalmente, se demolió este famoso edificio que fue una de las paradas de los llamados 'narcotours', que tanta polémica han generado. Este edificio fue la última residencia de la familia de Pablo Escobar y fue construido en la década de los 80's. Ahora se construirá el Memorial Inflexión, un proyecto impulsado por la alcaldía de Medellín para honrar las víctimas que dejó la violencia.

Algunos de estos preciados inmuebles de narcotraficantes colombianos están hoy en ruinas.

Themes
ICO