Colombia

Antes de autopublicarse agotó su primer libro sobre el rap nacional

El bogotano Santiago Cembrano oye rap desde los 9 años. Podría decirse que su pasión por este género musical fue “amor a primera vista”.

Su manera de ser introvertida y analítica encontró en el rap ese mensaje que tocó su sensible fibra por los temas sociales, que lo llevaron a estudiar Antropología y Ciencia Política en la Universidad de los Andes de Bogotá.

“Las letras, como es un género narrativo, me toca mucho a mí, que siempre me ha gustado escribir. Pero algo del ritmo también me golpea el corazón”, anota Cembrano, autor del nuevo libro La época del rap de acá. Se trata de una mirada novedosa de la movida de este género musical en Colombia.

Una publicación que él y una amiga sacaron adelante, de manera independiente, y cuyo primer tiraje de mil libros, ya tenía vendidos antes de imprimirlos, a través de una estrategia individual de promoción.

El autor recuerda que su profundización en el universo rapero se dio a partir de los 14 años, cuando, por el trabajo de su padre, su familia se debió trasladar a Perú.

La llegada a un país nuevo en plena adolescencia, sin amigos, lo llevó a refugiarse en esta música. En sus largos ratos de soledad, Cembrano oyó lo inimaginable sobre el rap, se leyó todo lo que pudo sobre su origen y artistas, y no se perdió película sobre el tema. “Yo soy un poco obsesivo con las cosas –anota–, y me propuse saber lo que más pudiera de este género musical”.

Las letras del rap, como es un género narrativo, me toca mucho a mí, que siempre me ha gustado escribir. Pero algo del ritmo también me golpea el corazón.

Sin proponérselo, a sus 25 años, Cembrano saltó al mundo editorial, de manera autodidacta, llevado más por la pasión de contar la movida del rap nacional, que si bien tienen una fanaticada importante, tenía un registro noticioso escaso.

Este paso al libro, fue motivado también, cuando Cembrano ingresó en 2016, al finalizar su pregrado, al programa de periodismo multimedia de EL TIEMPO, interesado en adquirir nuevas herramientas narrativas.

Desde un inicio, aprovechó su amor por el rap para documentar, a través de reportajes y entrevistas a artistas, esa movida musical. Lo hizo con artículos publicados en este diario y luego en revistas como Vice y Cartel urbano.

“Aunque internet es hoy la principal herramienta de comunicación, siento que también trae muchos problemas en cuanto a contundencia y trascendencia. Los tiempos de internet son muy efímeros”, comenta.

Santiago Cembrano

El libro se puede conseguir en las librerías Nacional, Casa Santo y Seña (Cra. 4 #54A-10) y This is Hardkore (Cra. 27A # 53-5), en Bogotá, y en La Pascasia (Cra. 42 # 46-46), en Medellín.

Éxito editorial

De allí su interés de reunir en un libro ese valioso material que había escrito en los últimos años, con la idea de dejar un legado, pero también de dar a conocer mejor la movida del rap nacional.

“En estos años que vengo escribiendo sobre el tema, me he dado cuenta de que este género musical no contaba con gente que registrara su evolución con juicio”, explica Cembrano.

Sobre el proceso de edición, el autor anota que no consideró necesario presentarlo a una editorial pues “confiaba en que su proyecto sería exitoso, pero además no iba a ceder ni una coma en el contenido”.

A esto se unió, en parte, la rebeldía interna, muy propia del tema del libro. “Los raperos que incluyo en estas páginas me han enseñado que hoy no necesitas la aprobación de nadie para sacar tus proyectos. Ni una gran disquera ni nada para hace tu arte. Si uno tiene la convicción y trabaja duro por lo que ama puede sacar su disco y a la gente le va a gustar”.

Cuando anunció la preventa del libro a través de las redes sociales con su socia, Juliana Velasco –quien se encargó de la parte administrativa y legal del proceso editorial–, alcanzaron el punto de equilibrio del proyecto muy rápido.

Este inesperado éxito, ha convertido los días de Cembrano en pequeño empresario. Se levanta, contesta correos de pedidos, empaca libros con la ayuda de sus padres y los envía a las diferentes partes del país de donde los compran.

El autor explica que su propuesta en La época del rap de acá es reflejar el crecimiento significativo de esta movida musical, desde el año 2010 hasta hoy.

En estos años que vengo escribiendo sobre rap, me he dado cuenta de que este género musical no contaba con gente que registrara su evolución con juicio.

El libro reúne los artistas que, según Cembrano, se catalogan como los más relevantes en el género en la última década.

“Hay algunos personajes centrales en el libro. El principal es Gambeta, de la agrupación AlcolyricoZ, que para mí es la banda más grande del rap colombiano. Y siguen otros importantes, de los diez incluidos en el libro, como: No Rules Clan, Hardem, Luis7Lunes y Vic Deal”, dice el autor.

Ahora, cuando ya ha impreso un segundo tiraje, la idea del autor es comenzar a distribuirlo en algunas tiendas físicas y llevarlo a la próxima Feria del Libro de Bogotá y a las otras fiestas literarias del país.

Además, trabaja de manera paralela en un nuevo libro de rap en inglés. Y sigue escribiendo como free lance para otros medios y para El enemigo, proyecto periodístico independiente que creó con otro amigo.

Santiago Cembrano

Cembrano estudió Antropología y Ciencia Política y adelantó la especialización de la Escuela de periodismo multimendia de EL TIEMPO.

Foto:

Abel Cárdenas/EL TIEMPO

Cronistas barriales

El autor explica que el rap hace parte de la denominada cultura hip hop y sus orígenes se remontan a la movida neoyorquina de los años 70. Empezó siendo un movimiento muy barrial de la raza negra y se caracterizaba por ser una tradición oral en los parques y fiestas, pues no se graban las canciones. Había un dj y el rapero, conocido como maestro de ceremonias, rimaba.

“Se volvió en una forma en que los barrios de Estados Unidos podían contar lo que les pasaba. Relataban sus dolores, preocupaciones, sus fiestas y su vida habitual. El rap es un género que se presta mucho para narrar”, explica el autor.

Fue en los años 80 cuando se comenzaron a hacer producciones sonoras y el rapero, como tal, adquirió mayor relevancia, que el mismo dj.

“A Colombia llegó por los puertos de Buenaventura, en principio a través de las películas de break dance, que es el elemento de baile del hip hop. Ya en los años 90 aparece el rap en Bogotá. Y el primer disco fundacional de este género es El ataque del metano, de la Etnia en 1994”, comenta Cembrano.

Se volvió en una forma en que los barrios de EE. UU. podían contar lo que les pasaba. Relataban sus dolores, preocupaciones, sus fiestas y su vida habitual.

Anota que además de la Capital, Medellín es otra de las cabezas claras de la escena del rap en el país. “Cali y Barranquilla ha tenido momentos fuertes del rap –dice–, pero en general ha estado más presente en las primeras ciudades”.

El autor destaca ese noble gesto de la movida rapera de reconocer lo que ha hecho sus colegas precedentes. De allí que cuando le contó a varios de los artistas sobre este proyecto editorial lo apoyaron de inmediato. “Encajaba perfecto en esa preocupación de honrar a nuestros 'héroes' del rap colombiano hoy mismo y no esperar a que pasaran muchos años para hacerlo”, comenta.

Cembrano se ha sorprendido de la manera como ha sido recibido su libro. “Ha sido algo muy positivo. Los primeros lectores me han dicho que se sienten la preocupación por contar el rap desde adentro. De entrar en la vida y la mente de los entrevistados”, concluye.

Al autor se le puede contactar a través de las redes Twitter e Instagram: @scembrano

CARLOS RESTREPO


CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@Restrebooks