Colombia

Aborto no es anticonceptivo

Discusiones como las que genera el tema del aborto son infinitas e irreconciliables. Por la sencilla razón que, en cierta forma, quienes defienden ambas posiciones tienen razón.

La tienen los que se califican provida, o sea, quienes sostienen que hay que defender la vida desde su concepción. Pero también les asiste la razón a quienes aseguran que a una mujer no se le puede obligar a traer a este mundo a un ser que no quiere tener.

Todo depende desde el punto de vista en que se vea. Como tantos temas en la vida, este es un asunto que tiene muchos matices. No es blanco o negro.

Por eso me pareció sabia la posición que adoptó la Corte Constitucional, hace unos años, de despenalizar el aborto cuando se presenten tres situaciones puntuales: si el embarazo es producto de una violación, si la gestación pone en peligro la vida de la madre o si el feto tiene malformaciones congénitas.

Yo, y muchos colombianos, creímos que con esa decisión el tema había quedado saldado. Qué equivocados estábamos: el debate siguió vivo, matizado de argumentos religiosos, políticos, seudocientíficos y filosóficos.

Y entonces llegó a la Corte una demanda de una abogada que pretende que volvamos al pasado y que se penalice el aborto en todas sus formas, con el argumento que “las prácticas abortivas que se realizan en Colombia corresponden a tratos crueles, inhumanos y degradantes tanto para la mujer como para el feto”.

No comparto la posición de esta jurista ni mucho menos sus argumentos. Penalizar el aborto no va a acabar con esa práctica, simplemente la va a volver una actividad clandestina que se desarrollaría sin los mínimos protocolos de salud ni la menor higiene. Y en la que, por tanto, se pondría en serio peligro la vida de la madre.

Puede tener por seguro esta abogada que cuando es clandestina, la interrupción del embarazo es mucho más “cruel”, “inhumana” y “degradante” que cuando se practica con todos los protocolos sanitarios.

Pero resulta, además, que a la promotora de la penalización total del aborto se le salió el tiro por la culata. Porque se le olvidó que a los magistrados de la Corte Constitucional les gusta posar de ‘progres’. Y en la ponencia presentada por el magistrado Alejandro Linares no solo no se le concede la petición que hace la abogada, sino que se propone despenalizar el aborto, sin restricciones, durante las primeras 16 semanas del embarazo.

Con lo que tampoco estoy de acuerdo. El embarazo no se puede convertir en un método anticonceptivo más que utilicen las parejas cuando los demás sistemas les fallan.

Pueda ser que el alto tribunal actúe con sensatez y deje las cosas como están, que es la solución más sabia y salomónica frente a este álgido tema.

***

PD:

Estoy abrumado con la avalancha de solidaridad que ha recibido El País por la decisión que tomó la empresa de ingresar en la ley de Reorganización Empresarial.

Qué reconfortante apreciar que los vallecaucanos tienen claro que este diario es un patrimonio regional que hay que defender y cuidar, más allá de cualquier consideración pasajera.

A todos aquellos que han manifestado su apoyo a esta ‘misión’ solo cabe manifestarles, como dijo el editorial publicado a propósito de esa decisión, ¡El País sigue adelante!

Sigue en Twitter @dimartillo

Football news:

Atalanta controlled the ball for 8 minutes and 11 seconds before the first goal against Juventus
Jovic will be able to play with Villarreal if the third test for the virus is negative
Hodgson on Zaa threats: He did the right thing when he let people know. There is no excuse for this
Setien on Messi's rest: Of course, he needs it. But the score in the match against Valladolid was too slippery
Immobile – the fans of Lazio: Some people seem to have too short a memory. Leave my family alone
Holand was kicked out of a nightclub in Norway
Zinedine Zidane: real is real. The most important club in history